El tiempo
     Santa Cruz

N Nacional

Presidente Arce: Hoy, se demuestra que la derecha golpista nunca entendió las necesidades del pueblo

Arce, mencionó el tema en su discurso en el acto oficial de reinicio de operaciones de la Planta de Amoniaco y Urea en Bulo Bulo, Cochabamba, paralizada en el régimen de Jeanine Áñez.

hace 2 mese(s)

,

El presidente Luis Arce aseguró este lunes que los hechos demuestran en la actualidad que la derecha protagonista del golpe de Estado de 2019 no supo entender las necesidades del pueblo boliviano, porque buscó detener proyectos de beneficio al país.

“El Gobierno golpista quiso detener todo lo que estaba haciendo el MAS-IPSP haciendo creer que estábamos haciendo mal las cosas, que no sabíamos lo que hacíamos. Hoy, se demuestra que los únicos que no entendían cómo funciona la economía boliviana, que nunca entendieron las necesidades del pueblo boliviano es pues toda la derecha golpista”, aseguró.

Mencionó el tema en su discurso en el acto oficial de reinicio de operaciones de la Planta de Amoniaco y Urea en Bulo Bulo, Cochabamba, paralizada en el régimen de Jeanine Áñez.



“El golpe de Estado, hay que decirlo con claridad, nunca buscó el beneficio de los bolivianos y bolivianas, nunca le importó la salud y la educación ni nada de los bolivianos, sino en un asalto al Estado boliviano para procurarse y redistribuirse todo lo que se había generado durante todos estos años”, aseveró.

Cuestionó que el Gobierno de facto haya utilizado la planta con fines políticos. Recordó las declaraciones del exministro de Hidrocarburos de facto, Víctor Hugo Zamora, quien en febrero de 2020 mencionó: “Hay una denuncia formal que se hizo de que la urea se está utilizando como sustancia controlada, y también establece, esa denuncia, de que la ubicación respondería a ese tipo de intereses”.

El mandatario explicó que en los últimos 22 meses el Estado perdió más de $us 450 millones por la paralización de la Planta de Amoniaco y Urea.

“Hoy, estamos revisando y corrigiendo esos errores; pero, lamentablemente, esa corrección tiene un enorme costo económico para el Estado boliviano, 450 millones de dólares de daño económico, no es pues una venganza política, que no se nos vengan a quejar, este es un daño económico al bolsillo de los bolivianos y hemos instruido al Ministro de Hidrocarburos (Franklin Molina) que se hagan todos los procesos para determinar a los culpables de todo eso”, aseveró el Jefe de Estado.


Notas Relacionadas