El tiempo
     Santa Cruz

N Nacional

Arce advierte que el Gobierno ‘hipotecó’ a su sucesor con sus compromisos ante el FMI

El exministro y ahora candidato presidencial del MAS cuestionó las condiciones del acuerdo con el organismo, que se abre a la reducción del déficit fiscal y la flexibilización del tipo de cambio.

hace 1 mese(s)

,

El exministro de Economía y ahora candidato a la presidencia por el Movimiento Al Socialismo (MAS), Luis Arce, alertó este sábado que, a través del crédito de $us 327 millones del Fondo Monetario Internacional (FMI), el gobierno de Jeanine Áñez se comprometió con este organismo a que una vez que aminore la pandemia del coronavirus la próxima administración reducirá el déficit fiscal y flexibilizará el tipo de cambio.

“El FMI le está diciendo al Gobierno actual que en el mediano plazo, porque el corto plazo acaba en este año, el próximo año empieza el compromiso del Gobierno nacional; ha hipotecado las decisiones del gobierno que vaya a salir de las urnas, le está pasando la responsabilidad de disminuir el déficit fiscal”, advirtió Arce en una entrevista en Radio San Gabriel.

El 17 de abril, el FMI aprobó el crédito de $us 327 millones solicitado por el Gobierno boliviano como apoyo presupuestario para afrontar los efectos económicos negativos causados por el COVID-19.

Arce afirmó que estos aspectos se detallan en el informe de solicitud y evaluación del crédito, publicado en la página web del FMI, en la que además se adjunta la carta de intenciones firmada por el ministro de Economía y Finanzas Públicas, José Luis Parada, y el presidente del Banco Central de Bolivia (BCB), Guillermo Aponte.

En la sección del documento sobre la sostenibilidad de la deuda, se lee: “Se prevé que la deuda empiece a reducirse a mediano plazo a medida que el gobierno aplique su plan de reforma a mediano plazo que elimine el gasto público menos prioritario y reduzca de forma sostenida el déficit primario”.

El Gobierno y el FMI plantean modificar tipo de cambio del dólar de forma gradual tras el COVID-19



Por otro lado, en la parte sobre las recomendaciones del FMI se indica que a mediano plazo “las autoridades (bolivianas) tienen la intención de garantizar la convergencia fiscal en torno de una posición fiscal sostenible, sin financiamiento del déficit fiscal por parte del BCB. El personal técnico del FMI concuerda con la opinión de las autoridades sobre la necesidad de mantener la estabilidad del tipo de cambio durante la crisis, pero considera que una transición gradual hacia una mayor flexibilidad del tipo de cambio a mediano plazo contribuiría a relajar las restricciones fiscales y aliviaría la presión sobre las reservas internacionales”.

En la carta de intenciones firmada, con la que las autoridades justifican el crédito, se indica además: “Seguimos comprometidos con nuestro objetivo a mediano plazo ya anunciado de reducir el déficit fiscal a un rango entre 4,0 y 4,8% del PIB para 2022. Además, adoptaremos las políticas económicas y financieras necesarias para mantener la congruencia con la estabilidad macroeconómica y la sostenibilidad de la deuda pública a mediano plazo”.

Las autoridades bolivianas añaden que “de ser necesario, y una vez superada la crisis sanitaria inmediata, estamos comprometidos a tomar medidas adicionales en materia de ingresos y gastos para que nuestra posición fiscal sea congruente con la disponibilidad de financiamiento y para afianzar la sostenibilidad constante de la posición de nuestra deuda pública”.

Arce alertó que sobre el tipo de cambio, el FMI “conmina” al Gobierno a tener un régimen de tipo de cambio “más flexible”, lo que significa que este mecanismo cambiario tendrá que ingresar al mercado para ser definido allí. “Esto implica una subida del tipo de cambio, devaluación de la moneda nacional, producto de la liberación del tipo de cambio al mercado”, enfatizó el candidato presidencial del MAS.

Respecto a la reducción del déficit fiscal (diferencia entre los ingresos y los gastos de un Estado), sostuvo que “como hemos estado gastando más de lo que hemos estado generando, entonces se reduce el gasto o, lo otro que es peor, a un incremento de los impuestos, incremento de los ingresos del Estado; lo que quiere decir que vamos a estar experimentando cada vez más carga tributaria sobre las espaldas de quienes pagan tributos”.

La Razón


Notas Relacionadas