El tiempo
     Santa Cruz

M Mundo

El COVID-19 deja a Moscú sin desfile en el 75 aniversario de la victoria sobre el nazismo

El ya tradicional desfile militar en la Plaza Roja no se realizará este año, pero eso no impedirá otras formas de conmemoración.

hace 2 mese(s)

,

Rusia conmemorará mañana el 75 aniversario de la victoria sobre la Alemania nazi sin el tradicional desfile militar en la plaza Roja de Moscú debido al coronavirus, aunque el presidente del país, Vladímir Putin, se dirigirá a la nación, como es tradición cada 9 de mayo, por televisión.

La intervención de Putin, que hará una ofrenda floral en la tumba al soldado desconocido frente al Kremlin, será el punto álgido de la jornada, la fiesta nacional por excelencia en este país.

No habrá parada militar, pero escuadrillas de aviones y helicópteros militares sobrevolarán el centro de la capital y las salvas de honor retumbarán durante diez minutos por todo Moscú.

La pandemia ha obligado también a cancelar el Batallón Inmortal, en el que cientos de miles de moscovitas, incluido Putin, marchan por el centro de la ciudad con el retrato de sus familiares que combatieron contra los nazis.

Esta vez esta actividad se celebrará de manera telemática, a lo que se suma el llamamiento a que los rusos se asomen al balcón con los retratos de sus antepasados e interpreten a viva voz la popular canción "Día de la Victoria".

En declaraciones a la televisión, Putin recordó hoy la figura de su padre, que se apuntó voluntario con 31 años al Ejército Rojo.

"Podía quedarse a trabajar en la retaguardia, pero se apuntó voluntario. Para él fue una decisión consciente. Entonces se comportaron así millones de ciudadanos soviéticos. Él fue uno de ellos, uno entre millones. La gente se movía por el amor a la patria", aseguró.



La COVID-19, que suma a día de hoy 187.859 contagios y 1.723 muertos en Rusia, ha frustrado los planes de Putin de congregar a los principales líderes mundiales en Moscú, incluidos los dirigentes de las potencias vencidas, Alemania y Japón.

Precisamente, uno de los objetivos de Putin en el 75 aniversario era combatir lo que él llama tergiversación de la historia, en referencia a algunos llamamientos occidentales a responsabilizar por igual a Hitler y a Stalin por el estallido de la guerra, lo que sentó muy mal en Moscú.

Al respecto, en un documental sobre la guerra emitido por la televisión pública, Putin aseguró que los rusos no tienen ni que sentir culpa ni la necesidad de justificarse por la guerra.

"No, nosotros no podemos tener un sentimiento de culpa. Pusimos en el altar de la victoria las vidas de 27 millones de nuestros ciudadanos, ciudadanos de la Unión Soviética. Por ello, no puede haber justificación para los que intentan reescribir la historia", dijo.

Putin incluso pidió a Occidente que condene los Acuerdos de Múnich en los que el Reino Unido y Francia intentaron apaciguar a Hitler (1938), igual que la URSS hizo con el pacto Mólotov-Ribbentrop (1939), que para muchos historiadores dio inicio a la Segunda Guerra Mundial.

En los últimos meses Putin ha acusado a Occidente de empujar a la URSS a pactar con Alemania para garantizar su seguridad, después de que Moscú intentara forjar en vano con británicos y franceses una coalición antihitleriana

Al reunirse en diciembre con los líderes de los países del espacio postsoviético, Putin les mostró documentos que apoyarían la tesis de que fueron los Estados occidentales los que dieron pie a la guerra con su política de apaciguamiento con la Alemania nazi y desglosó todos los pactos firmados por los europeos con Hitler: Polonia en 1934, Reino Unido en 1935 y 1938, Francia en 1938 y Lituania y Letonia en 1939.///


Notas Relacionadas