Banner YPFB
El tiempo
     Santa Cruz

Opinión

Los fracasos del gas
Por: Humberto Vacaflor Ganam

LAS OPINIONES EXPRESADAS POR LOS COLABORADORES SON PROPIAS Y NO LA OPINIÓN DE KANDIRE
,

Muy poca prensa tuvo el anuncio del gobierno de que estaba cancelando el proyecto de instalación de una planta de polipropileno en Yacuiba, que debía costar US$ 2.100 millones.

 

Lo que impidió que se dieran los detalles, que justifican aquella decisión, de la caída de la producción de gas, a tal grado que la planta separadora de Yacuiba utiliza sólo 30% de su capacidad instalada.

 

En compensación se dijo que unas empresas extranjeras habían decidido invertir mucho dinero en la exploración petrolera en la cuenca del Madre de Dios, con la perspectiva (adivinación pura) de conseguir 12 TCF de gas.

 

Y se dijo que una perforación preliminar había descubierto gas en el campo Los Monos de Tarija, que añadiría (otra adivinación) 1,5 TCF a las reservas de gas), ahora que estamos tan apretados. El anuncio incluyó el absurdo de que si a 2.000 metros de profundidad se calculaba un volumen de reservas equis, a mayor profundidad se podía tener el doble.

 



Se producen 54 millones m3/d de gas pero se necesitan 64 millones (30 para Brasil, 20 para Argentina y 14 para Bolivia), lo que es una aritmética complicada incluso si has egresado de ninguna universidad, ni siquiera mexicana.

 

Y a esto se añaden las dramáticas noticias de Bulo Bulo. No solo son dos parálisis intempestivas aunque “programadas” de la planta de urea y amoniaco en cinco meses, sino las dudas sobre las exportaciones de urea, que desde Brasil las niegan. La falta de un sistema de transporte paraliza una inversión próxima a los US$ 1.000 millones.

 

Todo esto se parece a una trama dirigida a difundir noticias falsas. A que la gente crea, como dice la teoría de la “post-verdad”, que todo está bien, aunque en la realidad sea todo lo contrario. La “post-verdad”, dice la mejor definición, es lo que la gente cree que es verdad.

 

En la perspectiva real sigue siendo previsible que en 2025 el país tenga que importar gas natural para su consumo interno, como lo prevén los ingenieros Carlos Darlach y Carlos Cherroni.

 

Argentina y Brasil están tomando previsiones para dejar de depender del gas boliviano. El drama es que los bolivianos no pueden elaborar sus propias estrategias para contar con un eficiente sistema de provisión de combustibles que no dependa de malos administradores de empresas estatales.



Otras Opiniones del Autor

Privatizar Bulo Bulo
Por: Humberto Vacaflor Ganam

 19 Mar 2018  Está aumentando la velocidad con que los países y las empresas mal manejadas entran en quiebra. La URSS demoró 70 años en derrumbarse, Cuba 50, Venezuela 20… Las minas de la estatal Comibol entraron en quiebra y fueron ...