Banner YPFB
El tiempo
     Santa Cruz

M Medio Ambiente

Ambiente Animales silvestres rescatados, condenados a la vida en cautiverio

hace 6 mese(s)

,

Pepito es una paraba roja que mide casi 50 centímetros y no puede volar porque al estar enjaulado se le atrofiaron las alas. Como esta ave, 338 especies fueron derivadas a centros de custodia, condenados a vivir en cautiverio. En 2017, el Centro de Atención y Derivación (CAD) de la Alcaldía atendió 222 casos de animales en cautiverio, 44 por ciento más que en 2016.

La paraba roja está en el CAD de la Alcaldía. De vez en cuando entra a las oficinas, dice “hola” y los funcionarios le responden. Fue rescatada en 2017 de una pensión, tras una denuncia que atendió  Pofoma.

A esta ave le acompaña otra paraba amarilla que fue nombrada Denis. A él le cortaron las alas para que no escape, fue rescatado en 2017 de un municipio.

Ambos duermen y pasan la mayor parte del tiempo en un molle, no están enjaulados porque no vuelan. Lo mejor que les puede pasar es ser derivados a un centro de acogida definitivo en una zona tropical, de donde generalmente provienen.

Los animales que fueron derivados al CAD no podrán volver a su hábitat y están condenados a vivir en centros de acogida definitiva, porque no hay protocolos de reinserción.

Actualmente, en el CAD hay 63 animales silvestres, se trata de 17 monos, siete tejones, dos parabas, además de varios loros y tortugas. La mayoría de los tejones están más de tres años en el centro de la Alcaldía, porque la Gobernación no pudo derivarlos a un centro de acogida definitiva, indicó el responsable del CAD, Denis Soux.

Pero cada año llegan más animales, Soux cree que se debe al incremento de tráfico de especies y porque cada vez más gente se entera que la Ley 1333 de Medio Ambiente sanciona con cárcel la tenencia de animales silvestres.

Debido a esa situación, sostuvo que la Gobernación debe evitar el tráfico de vida e intensificar los controles y la protección a estas especies. “El tráfico de animales es muy común en el mundo y genera grandes cantidades de dinero”, dijo.

En el CAD, el 85 por ciento de los animales acogidos proviene del trópico de Cochabamba, en su mayoría se trata de tortugas, loros, parabas, monos y tejones. Pero también se han acogido cóndores, aguiluchos, tucanes, lechuzas, zorros andinos, perros de monte, capibaras, chanchos de monte, pecaríes, mapaches, tigrillos, carachupas, osos hormigueros, jochis, boas, quirquinchos, iguanas, caimanes, perezosos y una variedad de monos.

“Se deben implementar controles en las trancas, son los mismos pobladores que sacan a los animales”, dijo Soux.

Los animales silvestres que salen de su habitad y son domesticados jamás volverán a su vida normal. Pese a que la Gobernación debería tener un ambiente para recibirlos, no existe una política seria de reinserción. A ello se suma que los municipios tampoco cuentan con centros de acogida definitiva.

Las especies silvestres que vivieron con humanos pierden la capacidad de alimentarse por sí mismas y no conocen a sus depredadores naturales. Otros mamíferos aprenden a sobrevivir y cazar de sus madres y al ser separados de ellas, no adquieren estas habilidades.

En el departamento hay siete centros de acogida, de los cuales seis son privados o de organizaciones no gubernamentales y sólo uno es de la Alcaldía de Cercado.

La situación de los animales se agrava porque la mayoría de los centros están llenos y no hay lugar para albergarlos. El director de Pofoma, Aldring Cordero, indicó que cada vez tienen más problemas para derivar los casos. La gestión pasada, la institución rescató a 107 animales silvestres.

En el CAD de la Alcaldía trabajan seis funcionarios que realizan turnos hasta los fines de semana y feriados para cuidar a los animales.

La Alcaldía diseña un proyecto para construir una nueva infraestructura en la laguna de Coña Coña.



Los monitos recatados que fueron albergados en el CAD.

Hernán Andia

EN 2016

Las denuncias crecen año tras año Pofoma en 2016 atendió 887 casos .

De ese número, se rescataron 150 animales vivos. La mayoría corresponde a loros con un registro de 37, también 30 tortugas, 20 parabas, 12 monos, halcones, águilas, caimanes y zarigüeyas.

Por otro lado, se recuperaron 258 productos derivados de animales silvestres como cremas, lociones, aceites y demás productos denominados naturistas, pero cuya comercialización está prohibida por ley.

Se secuestraron 473 animales taxidermizados, que son especies disecadas, además de pieles y plumas. La mayoría de las víctimas son aves y felinos salvajes.

Un oso y un jaguar fueron enviados a otras ciudades

La gestión pasada, la Gobernación y Pofoma recataron a un jaguar de unos tres meses que era comercializado en las redes sociales, pero éste fue trasladado al albergue de la Gobernación de Santa Cruz, porque en Cochabamba no había un lugar especializado.

Lo mismo pasó en 2016 con un oso andino que fue apedreado hasta quedar ciego de un ojo por los pobladores de K’omercocha, en Tiraque. El animal también fue derivado al centro de acogida Senda Verde, en La Paz.

El oso fue bautizado con el nombre de Ajayu, en el cetro de acogida En La Senda Verde y vive en un área de 150 metros. En La Paz fue sometió a una operación de su ojo izquierdo, pero quedó ciego. Por una fractura del hueso de la mejilla, que no pudo soldarse por su desnutrición, dejó de comer 24 días luego de su rescate.

El jaguar fue nombrado Hernán y, al igual que Ajayu, permanece en un centro de acogida enjaulado.

En el CAD de Santa Cruz lo alimentaban con leche y 4 kilos de carne diarios, además lo hacían moverse con juguetes. Se presume que los traficantes tuvieron que matar a la madre para poder atrapar a su cría. Los jaguares aprenden a casar de su madre, por lo que Hernán no podrá desenvolverse solo en la selva.

 

mg


Notas Relacionadas