Banner YPFB
El tiempo
     Santa Cruz

C Cultura

El Museo de la Revolución Democrática y Cultural en Oruro cumple un año

hace 22 dia(s)

,

El Museo de la Revolución Democrática y Cultural, puesto en funcionamiento hace un año en Orinoca (Oruro), el pueblo donde nació el presidente Evo Morales, ha recibido pocas visitas turísticas en este tiempo.  

El museo tuvo un presupuesto para su construcción de Bs 50 millones, y desde el anuncio de su realización hubo fuertes críticas por parte de gente de la oposición por el gasto excesivo, pues apuntó que turísticamente Orinoca no era una zona viable (tiene apenas 638 habitantes). 

Víctor Hugo Vásquez, gobernador de Oruro, y uno de los coordinadores del funcionamiento del museo (que está a cargo del Ministerio de Culturas), señaló que diariamente reciben un promedio de 30 visitantes. “Vienen colegios, escuelas,  universidades, también turistas extranjeros”, expresó Vázquez. “Con un poco de publicidad y promoción esto va a seguir avanzando. Nos gustaría que vengan 100 personas diariamente, pero el primer año sabíamos que sería así”, agregó Vázquez.  

El gobernador orureño dijo que hay que considerar que ningún museo en el mundo es autosustentable y que las críticas que se le hace al museo son críticas a los pueblos indígenas y campesinos.

Si se tiene en cuenta lo dicho por el gobernador Vázquez, las 30 visitas diarias hacen un total de 11.000 visitas en este primer año. 

El viceministro de Turismo, Ricardo Cox, también se refirió a la imposibilidad de que algún museo en el mundo pueda sostenerse por sí solo. Dijo que el museo de Orinoca está muy bien articulado en cuanto a vías de acceso y que este espacio es uno de los mejores del país.  Así que, mientras todavía recibe aportes del Ministerio de Culturas, espera que vaya incrementando sus ingresos con el tiempo. 



Raúl Calvimontes, presidente de la Cámara de Operadores de Turismo de Bolivia (Canotur), mencionó que se ha registrado muy poco interés turístico extranjero hacia Orinoca. “Generalmente, nosotros hacemos paquetes de acuerdo a lo que nos piden conocer. Y para el museo de Orinoca no hemos recibido solicitudes”, resaltó Calvimontes. 

Según informes del Gobierno, cada año se destinará un millón de bolivianos al mantenimiento del museo, construido en una superficie de 10.814 m2, y en cuyo interior contiene unas 13.000 piezas, entre regalos hechos al presidente Evo Morales (hay una sala destinada a sus poleras de fútbol), como ponchos, tejidos y otros.

La creación del museo fue establecida bajo decreto supremo en 2006. Actualmente, la entrada tiene un precio de Bs 15 para visitantes nacionales y Bs 70 para extranjeros. 

Para la diputada de Unidad Nacional Jimena Costa, el propósito del museo, al igual que su intención de bautizar el aeropuerto de Oruro con su  nombre, o las innumerables escuelas que se llaman Evo Morales, es parte de la construcción de la imagen del caudillo y del culto a la personalidad del presidente, que –según la diputada– es característico de los modelos castristas y chavistas. “Esta fue una gran inversión que puso en evidencia dos cosas: uno es el tema del culto a la personalidad, y el otro de que no hay ningún compromiso de parte de Evo Morales con su  propia comunidad, ya que en lugar de darle mejores condiciones de vida, les da un museo”, expuso Costa, que también señaló que además de la inversión en construcción, también hay un alto costo en el mantenimiento del museo. 

Solo una vez solicitaron un informe del funcionamiento del museo, fue cuando cumplió tres meses de su inauguración, a solicitud del senador Yerko Núñez. En esa ocasión, el Ministerio de Culturas indicó que se recaudó Bs 20.990 por el ingreso de visitantes, pero se invirtió Bs 273.567 en el mantenimiento.

La comunidad de Orinoca está situada a 185 km de la ciudad de Oruro. En julio del año pasado, en la presentación de un informe, el diputado de Unidad Nacional, Amilcar Barral, calculó que, de acuerdo al gasto realizado y teniendo en cuenta los ingresos del museo, el dinero se recuperaría en 625 años.///


Notas Relacionadas