El tiempo
     Santa Cruz

S Salud

La obesidad infantil se combate con el ejemplo de alimentación saludable desde el hogar

hace 26 dia(s)

,

La obesidad infantil se combate a partir del ejemplo alimenticio que el niño recibe en el hogar, con tres acciones concretas: alimentación saludable, no comer en exceso y la realización de actividad física. El infante adoptará los hábitos que su familia le transmita en relación a los alimentos que debe consumir.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha alertado sobre el acelerado incremento del sobrepeso y la obesidad en la última década, una verdadera epidemia que está afectando a todos los grupos etarios, incluyendo a los menores de cinco años, tanto de países desarrollados como en vías de desarrollo.

El alarmante avance de la obesidad en la infancia, considerada la enfermedad del siglo XXI, ha llevado a muchos países a catalogarla como un problema de salud pública global no sólo por su alta prevalencia sino por sus consecuencias. Es una “bomba de tiempo” que compromete la salud futura de los niños.

“Los primeros 1.000 días de vida de un bebé condicionan su salud futura. Ese periodo comprende los nueves meses de embarazo y los 730 días de su primer y segundo año de vida. Esta etapa se convierte en una ventana de oportunidades que no se vuelve a repetir, de ahí la importancia de una apropiada alimentación y una correcta ingesta de proteínas que le permita crecer sano, fuerte y feliz”, señaló el pediatra Nelson Vía Reque.

El galeno mencionó también que “cuando el bebé nace, el mejor regalo que su madre puede hacerle es alimentarlo con leche materna. Además de ser como su primera vacuna, que lo protegerá contra las enfermedades, es el mejor antídoto para prevenirlo de la obesidad futura, ya que le proporciona la cantidad exacta de proteínas que necesita”.



“Se estima que uno de los factores que pudiera influir como elemento protector del desarrollo de la condición de obesidad es la cantidad de proteína que se aporta durante la lactancia materna”, revela un estudio reciente llevado a cabo por el director de gastroenterología pediátrica y nutrición de la sociedad de pediatría del Perú, el doctor José Gonzales Benavides.

La obesidad infantil no sólo afecta el relacionamiento social del niño sino su salud futura. El niño será aislado y centro de burla de sus compañeros; será propenso a morir de infarto en cualquier momento; en las mujeres produce la pubertad precoz, ocasionando que no crezca mucho; produce hígado graso, causa de los problemas hepáticos; complicaciones cardiovasculares, como el aumento de presión; altera el sueño; causará problemas esqueléticos, en la columna y la rodilla, entre otros.

Según diferentes estudios científicos, una alta ingesta de proteínas durante la infancia contribuye a desarrollar obesidad en la vida de los niños que no son alimentados exclusivamente al seno. Existe una clara relación entre el contenido en proteínas de las fórmulas infantiles que toman los bebés y su futuro peso: a más proteínas, mayor sobrepeso y obesidad.

Los últimos datos de la Encuesta Nacional de Demografía y Salud (EDSA) de 2016 muestran que en Bolivia un 20% de los menores de cinco años tiene sobrepeso, lo que significa que la obesidad entre los niños subió dos puntos con respecto a 2008. En este sentido, veinte de cada 100 niños menores de cinco años tiene desajustes nutricionales en el país, lo cual podría tener consecuencias negativas a medio y largo plazo para su salud.

Estados Unidos es el país con el porcentaje más alto de obesidad infantil, le siguen México y Chile. Bolivia no está exenta de este problema, aunque no se tienen estadísticas precisas sobre su prevalencia en el país.

 


Notas Relacionadas