El tiempo
     Santa Cruz

N Nacional

Policía Boliviana y voluntarios junto con sus familias en Yacuiba celebraron el aniversario del GACIP

hace 1 mese(s)

,

El Grupo de Apoyo Civil a la Policía (GACIP), en Yacuiba como en otros lugares de Bolivia, es un grupo de apoyo voluntario, que realiza tareas de prevención, rescate y auxilio.

El Cnl. Ariel Torrez, Comandante de Frontera Policial en Yacuiba, participó del acto de celebración por el aniversario del GACIP, en la oportunidad, destacó la presencia de los Padres de quienes integran ésta unidad que presta apoyo voluntario a la Policía Boliviana, resaltó que también asistieron al acto los familiares de jóvenes que realizan una “sana actividad” en beneficio de la sociedad.

“Durante el desarrollo del acto los padres pudieron ver las formaciones, marchas y ejercicios castrense policiales y marcialidad de su comportamiento de sus hijos que forman parte del GACIP, casi como si fueran policías de línea. Reflejando su aprendizaje y cambio en su forma de ser. Que sorprendió gratamente a los padres”, manifestó el Cnl. Ariel Torrez, Comandante de Frontera Policial en Yacuiba.



Los jóvenes que forman parte del GACIP, son capacitados de acuerdo a las exigencias que imponen los cambios actuales, enmarcados en la normativa vigente, para de esta manera tengan que desarrollar sus funciones Policiales adecuadamente y estén preparados para cumplirlas. El GACIP, busca dotarle a la Policía y por ende a la sociedad yacuibeña, de jóvenes comprometidos físico, intelectual, espiritual y emocionalmente, capacidades que reflejadas en un adecuado desempeño contribuirán al desarrollo de una sociedad más segura.

Durante los discursos de ocasión, un representante de los padres de familia expresó unas emotivas palabras de agradecimiento al Comando de Frontera Policial, al Cap. Escott Cossio y al Tte. Jorge Ibarra, éste último Comandante de la Unidad del GACIP en Yacuiba; por ayudar a que sus hijos sean personas de bien.

El GACIP de acuerdo con su reseña histórica es fundado en 1995, en la ciudad de Cochabamba, como una necesidad frente al incremento de participación de los jóvenes y señoritas en grupos que cometen infracciones a la ley, por falta de terapias ocupacionales de control.

En 1998, se le concede la base jurídica mediante la entrega de la Resolución Nro. 239/98, otorgada por el Gral. Ivar Narvez Rocha, en su condición de Comandante General de la Policía.