El tiempo
     Santa Cruz

N Nacional

Un boliviano murió tras reventarse un ovoide en su cuerpo

hace 20 dia(s)

,

Luis Felipe Roca Muiba murió sentado el viernes 26 de julio. Sus compañeros eventuales de viaje nada pudieron hacer por salvarle la vida. Cuando alertaron al conductor del bus de transporte internacional, que cubría la ruta Iquique-Oruro, y éste a la Policía boliviana en Pisiga, Luis Felipe ya estaba muerto.

Incluso, el reporte policial indica que hasta un médico en Pisiga intentó reanimarlo, pero ya era demasiado tarde.

A simple vista, lo que pudieron ver los pasajeros es que el beniano, de 20 años, había transpirado profusamente antes de morir, pero no había pedido auxilio. Tampoco, nadie se percató de que se encontraba en muy mal estado.

En Pisiga, agentes de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) hicieron el levantamiento legal del cadáver y lo trasladaron hasta la morgue de Oruro. El director de la Felcc de ese departamento, Manuel Vergara Sandoval, dijo que el examen médico forense determinó que la causa de la muerte fue por “fibrilación ventricular secundaria e intoxicación por sustancias controladas”, en otras palabras: aceleración extraordinaria del ritmo cardíaco e intoxicación debido a que se le reventó uno de los ovoides con cocaína que transportaba en el estómago.

El mismo examen médico forense encontró la presencia de nueve cápsulas forradas con látex y en cuyo interior había cocaína líquida.



Vergara señaló que al evidenciarse que el hombre era un ‘tragón’ (término que se usa para denominar a una persona que traga droga para transportarla de un lugar a otro con el propósito de vulnerar los controles policiales) se informó a la Fuerza Antinarcóticos, de modo que agentes de la Departamento de Análisis Criminal e Inteligencia (DACI) encontraron que el beniano no viajaba solo, iba acompañado por dos personas, que ya fueron aprehendidas.

Pero, ¿por qué Luis Felipe estaba en un bus de retorno de Chile a Bolivia, cuando usualmente los bolivianos son utilizados como ‘mulas’ o ‘tragones’ para trasegar droga al vecino país? Esta pregunta la respondió el fiscal de Oruro. Orlando Zapata dice que la investigación preliminar da cuenta de que el hombre, natural de Beni, sí logró llegar a Chile, pero al no encontrase con su contacto y receptor de la droga, tuvo que retornar a Bolivia y en el camino encontró la muerte.

Sin embargo, Luis Fernando no es el único boliviano que en julio de este año perdió la vida al caer en las redes de narcotraficantes que usan ‘correos humanos’ para trasladar cocaína boliviana a Chile.

 

El 12 de julio, también viernes, Reynaldo Camacho Terceros murió. Su cuerpo fue encontrado a un lado del camino, entre Pisiga y la ciudad de Oruro. El fiscal Zapata dice que el examen forense encontró que la causa de la muerte de Reynaldo fue la misma que la del beniano, con la diferencia de que en su estómago había una mayor cantidad de ovoides con cocaína, 34 en total.

Ese día, explica el fiscal, se había registrado un bloqueo en el paso fronterizo entre Pisiga y Colchane por un conflicto de comerciantes, esto evitó que el ‘tragón’ de 29 años, pueda llegar a su destino. Se desconoce dónde se encontraba cuando reventó el ovoide, solo su cuerpo fue hallado a la vera del camino.


Notas Relacionadas