El tiempo
     Santa Cruz

M Mundo

Los halcones de Donald Trump que buscan a Irán como presa

hace 2 mese(s)

,

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha optado por la mano dura con Irán, aunque varios de sus consejeros más cercanos le piden aún más después de que Teherán derribara el jueves un dron estadounidense en el Golfo, a riesgo de una “guerra sin fin” en la que el mandatario no quiere entrar.

Trump aseguró el viernes que anuló a última hora ataques de represalia y dijo no tener “prisa” para responder militarmente a Irán, pero la ausencia de un Secretario de Defensa desde diciembre podría hacer aumentar la influencia de los “halcones” sobre la decisiones del mandatario.

John Bolton

A sus 70, el consejero del presidente sobre Seguridad Nacional es un neoconservador histórico del Partido Republicano, favorable a un cambio de régimen en Cuba, Irak, Venezuela y Corea del Norte.

Ya en 2018, John Bolton blandió la amenaza de ataques militares contra las “agresiones” iraníes en Oriente Medio. Las autoridades iraníes le tildaron entonces de “belicista”.

El consejero elogió en su momento la decisión “fantástica” tomada por Trump de salir del acuerdo nuclear internacional iraní, del que era un feroz detractor. Según varios expertos, defendió durante años llevar a cabo bombardeos para detener el programa nuclear de Irán.

Después de anunciar en abril el envío de refuerzos militares al Golfo, el exembajador de Estados Unidos ante la ONU aseguró que “muy probablemente” Teherán estaba detrás del sabotaje de cuatro barcos frente a las costas de Emiratos Árabes Unidos en mayo. Su voluntad de neutralizar a Irán es tan fuerte que el propio presidente ha tratado de contenerla.

“De hecho, lo calmo, lo que es realmente increíble”, bromeó recientemente Trump.

Mike Pompeo



Hasta entonces jefe de la CIA, Mike Pompeo reemplazó en 2018 a Rex Tillerson como secretario de Estado, justo antes de que Trump anunciara su retirada del acuerdo nuclear iraní, al que también se oponía encarecidamente, e impusiera nuevas sanciones económica contra Teherán.

De 55 años, el jefe de la diplomacia estadounidense es considerado como un ferviente defensor de una política agresiva contra Irán para contrarrestar su influencia en Oriente Medio, aunque recientemente aseguró que Trump “no quiere la guerra”.

Electo por el estado de Kansas para la Cámara de Representantes entre 2011 y 2017, recomendó a la administración lanzar ataques “para destruir las capacidades nucleares de Irán”, según el canal ABC News.

Pompeo anunció en mayo la retirada de los diplomáticos estadounidenses de Irak por una “amenaza inminente” en “conexión directa con Irán”. Poco después, la administración anunció un contrato millonario para vender armas a Arabia Saudita.

El secretario de Estado invoca una situación de emergencia provocada por Irán para evitar que el Congreso vote sobre esta venta de armamento. El Senado, controlado por los republicanos, mostró su descontento por la decisión del gobierno y el jueves votó en contra de este contrato con Riad.

Pompeo justificó esta semana el envío de refuerzos militares al Golfo, al asegurar que Estados Unidos debería estar “en capacidad de responder” a un posible ataque de Irán contra los intereses estadounidenses.

Lindsey Graham

A los 63 años, es uno de los pocos parlamentarios que influyen en la política exterior de la administración Trump.

Como su colega de Arkansas, Tom Cotton, el senador de Carolina del Sur aboga por una política intervencionista y de estrictas “líneas rojas” con Irán. El miércoles dijo en Fox News que Washington iba a “destruir la marina y bombardear las refinerías iraníes” si Teherán continuaba perturbando el tráfico marítimo en el estrecho de Ormuz.

Cercano a Trump aunque no duda en criticarlo, dijo que el mandatario “trata de evitar un conflicto, pero realmente es un período crucial para él”.


Notas Relacionadas