Banner YPFB
El tiempo
     Santa Cruz

Opinión

El Nuevo Tejido Social de Santa Cruz
Por: Emilio Rodas Panique *

LAS OPINIONES EXPRESADAS POR LOS COLABORADORES SON PROPIAS Y NO LA OPINIÓN DE KANDIRE
,

Se puede cerrar los ojos y hacer de cuenta que nada ha pasado, esto sin embargo no sirve como método para entender la realidad. Estamos lejos de la época del Comité de Obras Públicas, las épocas en las cuales cualquier amenaza o demanda era factor de unidad y movilización regional. Era la Santa Cruz emergente en la que a pesar de las diferencias había puntos comunes entre todos. Las cooperativas y el Comité Cívico son parte de esa historia con luces y sombras; hoy las cooperativas pasaron de respuesta social para la cobertura de servicios a grandes corporaciones que producen y reproducen poder; el Comité Cívico pro Santa Cruz, que en determinado momento fue el catalizador de las diferentes visiones del poder cruceño y el que asumió su vocería y expresión como interlocutor ante el poder central, ha dejado de serlo.

 

Su último esfuerzo fue la demanda autonómica, justa, pero que gradualmente fue virando hasta convertirse en punta de lanza de una disputa nacional entre el modelo social emergente de la agenda de octubre y un modelo neoliberal, que se negaba a sucumbir y que terminó refugiado tras la bandera de la autonomía. El desenlace de esta disputa se llevó no sólo a los partidos que habían expresado el modelo, sino a que a su paso, la institucionalidad corporativa cruceña, el Comité, terminó por entregar la bandera autonómica a un partido político de características regionales que hace uso de ésta según su agenda y sus prioridades electorales. 

 

El sector privado, que tuvo en el comité su expresión y vocería como principal beneficiario del modelo decadente, apostó por su restauración, aportó económicamente, aplicó medidas comerciales tendientes al desabastecimiento, negó categóricamente su aporte en la inversión, saboteó el comercio internacional; apostó y perdió. Después de esto volvió donde corresponde, al mundo de los negocios. Desarrolló una agenda económica y productiva con el nivel central y se ha mantenido coherente desde 2008 en esa agenda. 

 

Hay quienes dicen que la burguesía cruceña vive su edad de oro con el gobierno del presidente Morales; claro, el modelo neoliberal estaba hecho para el capital transnacional, el privado nacional estaba destinado a la prestación de servicios marginales a ese capital, sin posibilidades de desarrollo propio. Hoy la economía tiene como centro al boliviano.

 

Entonces las posibilidades de expansión de nuestro capital privado se amplían, esto le genera al sector una dificultad a la hora de su relación con los actores corporativos tradicionales, sobre todo cuando la agenda de desarrollo pasa por un fuerte respaldo del nivel central.

 

En lo territorial, el mundo ha cambiado. Los otrora poderosos comités cívicos provinciales han sido desplazados por una institucionalidad reconocida constitucionalmente, los municipios han adquirido cualidad gubernativa y las entidades territoriales autónomas hoy tienen un marco competencial. Claro, el nivel central ha llegado a las regiones y cumplido las viejas aspiraciones de éstas en cuanto a infraestructura y servicios; la agenda ha cambiado hacia lo productivo y los interlocutores se identifican con claridad y construyen permanentemente un diálogo eficiente a la hora de discutir el desarrollo. Con todo esto, asumiendo que en lo cívico se proyectaban las demandas regionales, está por demás de claro que no se precisa de intermediarios o traductores de esta demanda hacia el Estado en cualquiera de sus niveles. 

 

Con una institucionalidad estatal tan fuerte en todos sus niveles, las problemáticas se decantan según la competencia y el nivel interpelado; por ello ya no hay Comité de Obras Públicas, ahora se sabe quién hace y con qué. No preciso venir a la Cañada Strongest para pedir pavimento o camino, ahí está mi Gobierno local o mi Gobernación; o en definitiva el nivel central, que casi siempre salva. Lo paradójico es que la más grande aspiración cívica, al cumplirse, terminó por tragarse a su estandarte.

 

La antiguamente poderosa y temible Unión Juvenil Cruceñista concluyó ausente de la juventud. Ésta buscó en la modernidad otras formas de comunicarse y articularse para hacerse escuchar. La Unión se quedó encerrada en el patio trasero del Comité a la espera de que los jóvenes lleguen a enrolarse en la guardia de honor.

 

Los jóvenes están en otra, muchos con poco interés por la política, dedicados a formarse, a entrar al mercado laboral cada vez más exigente y competitivo, otros cooptados por los partidos y desde ellos intentan desdoblarlos para potenciar las plataformas ciudadanas que en varios casos son variables de sus estructuras juveniles partidarias; así es difícil volver a las estructuras del viejo esquema corporativo, los deseos no siempre se realizan. En este caso el viejo modelo corporativo ha sido desechado hasta por los maestros de las logias tradicionales. Sin embargo deberían mandarle un telegrama a la Cañada Strongest, pues al parecer aún no tienen Whatsapp ni Facebook.

 

* Exviceministro de Autonomías.



Otras Opiniones del Autor

DOCE AÑOS DE REVOLUCIÓN DEMOCRÁTICA Y CULTURAL
Por: Emilio Rodas Panique *

 17 Dec 2017  Este 18 de diciembre cumpliremos 12 años de la primera victoria del pueblo en el siglo 21, las encuestas daban como ganador a Evo, pero con una victoria ajustada sobre Tuto Quiroga, temprano en boca de urna se confirmaba esta predicción. ...

EL VOTO DEL 3 DE DICIEMBRE
Por: Emilio Rodas Panique *

 27 Nov 2017  El domingo 3 de diciembre habrá tanto en voto valido como en nulo diferentes tipos de conducta, hay quienes en verdad se preocupan por el estado de la justicia y su perspectiva de mejoras, estos harán un seguimiento serio del proceso, ...