Banner YPFB
El tiempo
     Santa Cruz

P Personaje

Jennifer Guadalupe Vargas tiene cáncer terminal, pero se aferra con uñas y dientes a la vida

hace 2 mese(s)

,

Tiene cáncer terminal, pero se aferra con uñas y dientes a la vida. Desde hace 10 meses, Jennifer Guadalupe ‘Lupita’ Vargas (23) lucha contra el osteosarcoma, mal que ya le quitó la pierna izquierda y se expandió a sus pulmones, pero que no puede doblegar su carácter y fortaleza.

Un diagnóstico tan duro, para ella resultó inspirador, la animó a saltar a las redes y abrir su canal de YouTube, que bautizó Cambita en apuros, para compartir el proceso de la enfermedad y ayudar a personas que atraviesan la misma situación o a sus familiares. Allí muestra sus sesiones de quimioterapia, sus internaciones y hasta cómo elaborar un turbante.

Nunca se imaginó posar como una modelo ni verse como una, pero el resultado fue fascinante, le encantó cómo puede verse aún sin cabello y sin una pierna.

El inicio de la tormenta

Apareció un dolor en la rodilla. Pensó que se trataba de un estirón. Decidió recurrir al traumatólogo. No era tan sencillo como pensaba, el diagnóstico fue osteosarcoma, es decir, un cáncer óseo.

Pasó de ser una chica dinámica a estar postrada en cama durante eternas semanas. “Tenemos que amputarte la pierna para que la enfermedad no avance”, escuchó en abril. “Prefiero vivir sin una pierna, que no vivir”, fue su respuesta.

La operaron y la recuperación la obligó a dejar la U, justo a la mitad de la carrera de Sociología. Necesitó la guía de un sicólogo para adaptarse a su nueva vida, que hoy necesita de un par de muletas para dar cada paso.

“Al principio me incomodaba que la gente me mire. Escuché susurrar ‘pobrecita, no tiene pierna y está sin cabello’. La sociedad no está preparada, hay muchos prejuicios, así que lo entiendo y ya no me afecta”, expresa.

La tormenta en toda su furia

En julio le informaron de que su tipo de cáncer no puede ser tratado en Bolivia, al menos no en el Oncológico de Santa Cruz, y le sugirieron que se haga las últimas tres quimioterapias hasta el 15 de este mes y luego busque un país de Latinoamérica que le ofrezca el tratamiento que necesita.

España es su primera opción, pues su madre vive allá desde hace 16 años.



Dinero para los pasajes de avión, para medicamentos y para su estadía... son sus principales impedimentos para partir, así que su familia se puso en campaña para vender comida y conseguirlos.

Y después llegó la calma

Hace poco apareció una mujer que nunca antes había visto; María Angélica Huerta, dueña de la joyería Lika, que le pidió que sea la imagen de su negocio y se comprometió a donarle el 5% de las ventas de este mes. También está realizando gestiones para que Lupita sea tratada en Perú, si el plan de España se retrasa.

Por supuesto que aceptó y bendijo la propuesta.

Es la primera vez que ‘Lupita’ posa frente a la cámara y lo hizo como una experimentada modelo durante las tres horas que duró la sesión.

Dice que ahora comprende y respeta el trabajo de las modelos, que es extenuante, pero satisfactorio.

Y la experiencia fue tan buena que quisiera hacer más trabajos como este. “Deseo mantenerme viva y terminar mi carrera universitaria”, sostiene.

‘Lupita’ en las redes

Hace dos años se creó una cuenta en Instagram para socializar como cualquier joven de su edad, sin imaginarse que tiempo después cambiaría su uso.

“Comencé en esa red. Después nació Cambita en apuros, un nombre que me identifica mucho, ya que soy camba y estoy en apuros”, explica.

Y en esta plataforma ya compartió 12 videos y a diario sigue sumando suscriptores, que le escriben para pedirle consejos, darle ánimos y otros que, sin conocerla, están pendientes de su evolución.

Considera que sus seguidores son como unas vitaminas muy potentes para su alma. Recibió una dosis muy fuerte cuando una persona con trastornos de personalidad le escribió para contarle que antes había intentado quitarse la vida, pero que ahora ella la inspiraba a vivir.///


Notas Relacionadas