Banner YPFB
El tiempo
     Santa Cruz

E Educación

El docente universitario debe sumar habilidades nuevas a su enseñanza

Es el reto que ha asumido la Red Latinoamericana de Cooperación Universitaria en una asamblea que se realiza en la UPSA para preparar a los estudiantes para las carreras del futuro. Es una tendencia mundial

hace 2 mese(s)

,

Los estudiantes siempre van un paso adelante que las universidades en el uso de la tecnología, que, a su vez, avanza a velocidad de crucero. Es un fenómeno que está sucediendo y se está debatiendo en todo el mundo; en las casas de estudios superiores se ha llegado a la conclusión de que es imprescindible potenciar el conocimiento de los docentes sumándoles las nuevas habilidades surgidas por la convergencia de tecnologías digitales, físicas y biológicas para formar al profesional del futuro.

El tema está siendo tocado en la XXXII Asamblea de la Red Latinoamericana de Cooperación Universitaria (RLCU) que se lleva a cabo hasta hoy en la UPSA, donde el eje temático se denomina La universidad y las carreras del futuro, contenido que se está debatiendo en otras universidades bolivianas en respuesta a las exigencias del nuevo mercado laboral.

“El perfil del docente debe ser abierto totalmente a las nuevas creaciones. Los profesores tienen que incursionar de una manera muy versátil en varios campos, en la tecnológica, en la economía y en el desarrollo social. Las universidades deben incorporar las tecnologías disponibles según sus posibilidades porque los estudiantes van más rápido que las propias instituciones, porque acceden a aparatos tecnológicos y llegan más rápido a las novedades”, manifestó Avelino Porto, presidente de la RLCU y presidente de la Universidad de Belgrano, uno de los más importantes institutos académicos privados de Argentina.

Porto cree que algunas carreras tradicionales irán desapareciendo a un ritmo lento y otras, las más importantes, tienen que adaptarse a las creaciones de nuevas habilidades. “¿De qué tienen que ocuparse los abogados dentro de 10 años? Debe haber abogados especialistas en todo lo que tiene que ver con informática y programación y en otros tipos de subespecializaciones”, indicó Porto, que ha ostentado cargos importantes en el mundo académico y en el político, pues en 1991 detentó el cargo de secretario de Estado en el Ministerio de Salud de Argentina.



A decir de Porto, muchos profesionales graduados hace 10 o 20 años tienen la necesidad de regresar a las aulas para hacer un posgrado o una especialización en las carreras modernas.

“Ya nadie habla de los doctorados al estilo europeo, sino simplemente de especializaciones y maestrías para ponerse al día en las cosas que han ocurrido en la última década y en cada profesión se debe visualizar qué se viene en los próximos cinco años”, aseguró.

Aprender a desaprender 

El mexicano Javier Basilio Vargas Madrazo, vicepresidente para Latinoamérica de la empresa Right Management que brinda soluciones innovadoras en el mundo laboral, señaló que el desafío actual es la comunicación estrecha que debe existir entre las universidades y las empresas, porque la mano de obra proviene de las casas de estudios superiores.

“El diálogo tiene que ser muy abierto, porque las empresas necesitan lo que las universidades nos están dando, pero a la vez es lo que los estudiantes están requiriendo. Las carreras del futuro son microcarreras. Por ejemplo, la carrera de Derecho sigue siendo importante, las especializaciones que tiene que hacer el estudiante es lo que está cambiando, las competencias que se requieren son diferentes. Soy ingeniero en computación, pero hoy no estoy trabajando en ese campo. Muchas personas que nos formamos en una profesión terminanos por proyectos o procesos en otras áreas y, si crecemos, estamos en posición de liderazgo donde acabamos lidiando con la gente”, indicó.

El disertante recomendó a gerentes de las empresas que llevan mucho tiempo funcionando como en el pasado ‘aprender a desaprender’, lo cual significa romper el viejo esquema pensando diferente y, cuando aparece un competidor moderno, preguntarse si es viable enriquecerlo y hacerlo diferente.


Notas Relacionadas