Banner YPFB
El tiempo
     Santa Cruz

E Entrevista

César Salinas: "Si un club no tiene dinero en medio torneo, tendrá que irse”

hace 3 mese(s)

,

César Salinas es, desde el 10 de abril de este año, el presidente de la Federación Boliviana de Fútbol, la entidad que hoy tiene su foco (“el 80% de mi tiempo”) y a la que apunta a introducir cambios urgentes.

¿Cómo encontró la FBF desde que asumió?

Totalmente desorganizada, donde daba la impresión de que era ‘tierra de nadie’, con empleados muy empoderados en sus puestos y relajados. Cuando me presento, hago unos diez días de observación y recién tomo contacto con ellos para explicarles sobre la línea y la dinámica de trabajo que vamos a encarar. Lo entendieron así, aunque la verdad hay gente que tiene nomás la costumbre de no trabajar. Lo primero que estamos haciendo es apuntar ahí, porque incluso cualquier conclusión de una reunión, la gente de afuera ya lo sabe a los cinco minutos. Quiere decir que yo convivo con gente que avisa todo a dirigentes o exdirigentes. De todas formas no es algo que me desvele, porque creo que estamos haciendo las cosas bien.

¿En qué etapa se está hoy?

En estos momentos estamos cambiando todo lo que es la estructura de la federación. Estimamos que estamos en un 60%, que es por la cantidad de problemas con los que nos encontramos y no porque no hubiéramos podido resolverlos. Pero vamos despacio y seguro de lo que estamos implementando a nivel administrativo. ¿A qué quiero llegar? A tener una FBF muy técnica, donde trabaje gente profesional, independiente, donde la dirigencia no tenga ningún tipo de influencia sobre los empleados ejecutivos. Así funciona la Federación Peruana, que está muy adelantada y, en realidad, queremos implementar ese modelo.

¿Se mueven sus plazos?

En principio pensábamos implementar los cambios en 90 días y la verdad que me sentía entusiasmado cuando asumí el 10 de abril, pero ya en la práctica misma, estando ahí, no ha sido tan fácil. En los meses que restan de este año pensamos implementar a cabalidad la licencia de clubes, la licencia de entrenadores.

¿En qué está lo de la licencia de clubes?

Marcará un hito en la historia de nuestro fútbol, porque club que no cumpla con los requisitos que exige la licencia que está avalada por Conmebol, no quiero ser trágico, pero tal vez quede afuera. Lo que Conmebol quiere son verdaderas instituciones de fútbol, muy técnicas, muy solventes económicamente y no con los problemas que atravesamos actualmente tras la finalización de cada torneo. Nosotros como federación nos vamos a encargar de socializar, de mandar circulares permanentes a los clubes para que se preocupen de verdad por la licencia que se implementará a partir del 2 de enero en su verdadera magnitud.

¿Qué más se viene?

A nosotros nos falta la reglamentación (de los nuevos estatutos), el código de ética, los tribunales de justicia; los vamos a implementar –todo esto– en estos cinco meses que quedan, se socializarán para que se aprueben en los congresos que vamos a convocar. Quiero decirles a todos los clubes profesionales, a su dirigencia y al fútbol aficionado que todos los cambios que vamos a implementar son para mejorar, para sumar, no para restar.

¿Hay mucha resistencia?

Lo que he podido observar en la dirigencia actual es que cuando uno hace una propuesta de cambio, de trabajo, se ponen a la defensiva porque piensan que hay una segunda intención. Ese tipo de mentalidad nos hemos propuesto cambiar en la FBF, para que cuando haya un congreso de fútbol todos lleguen tranquilos, relajados, para confraternizar y no para mirarnos a la distancia como si fuéramos enemigos. El fútbol, en vez de alejarnos, tiene que unirnos, eso lo tengo bien claro. Los congresos de fútbol tienen que servir para eso, para que la dirigencia del fútbol profesional y aficionado pueda compartir de una manera sincera, hablando de fútbol en los objetivos a corto, mediano y largo plazo.

En lo de la licencia de clubes, urge socializarla...

Es una suma de requisitos, pero hay un detalle en los clubes profesionales, y es que todo se puede cumplir, solo hay que tener la voluntad y la capacidad de hacerlo. Por ejemplo, para el año todos los clubes de la División Profesional deben tener un equipo femenino y la mayoría hoy no lo tiene. Casi nadie. Otro requisito muy técnico es el contador de cada club o el área contable, que tiene que presentar un flujo de fondos de la próxima gestión, de enero a diciembre, de dónde van a generar ingresos, cuánto será su planilla y cuántos sus costos operativos. Eso no se ha hecho nunca, porque la gran mayoría está más preocupada en sobrevivir por la parte económica mes tras mes y no le da importancia a estas áreas. Tienen sus recibos, a fin de año se lo dan a un contador y terminan haciendo su balance.

¿Busca Conmebol acabar con esto?

Lo que quiere Conmebol son instituciones profesionales que se manejen como verdaderas empresas, y a eso tenemos que ir. Como le digo, nosotros lo vamos a hacer, vamos a socializar, comunicar, a través de circulares permanentes que tienen que cumplir esas licencias de clubes. Lo tenemos a Omar Dorado, que ahora está encargado y le he dado instrucciones precisas para que él, si es posible, viaje departamento por departamento y hable con los clubes para que, como FBF, salvemos nuestra responsabilidad, por si en enero se viene una situación extrema. Esto porque después todos nos van a querer endilgar la responsabilidad de que no hemos comunicado, y no queremos llegar a eso.

Falta el vicepresidente de la División Profesional y un director, ¿cuándo quedará completo el ejecutivo?

En este semestre se va a elegir al vicepresidente profesional y al director. Es muy importante este aspecto porque necesitamos gente que pueda aportar ideas, no porque signifique que hoy no lo están haciendo, sino que es real que necesitamos que el ejecutivo debe estar completo. Hoy no se ha hecho por la falta de reglamentación y es por eso que es la prioridad número uno. Estimo que el borrador estará en dos o tres semanas para después aprobarlo. Cuando esté aquello, se elegirá al presidente y al director profesional.

¿Cómo hacer para que los clubes salgan de este ahogamiento?

La verdad es un tema puntual. Nosotros estamos haciendo volar la imaginación para poder armar un campeonato más atractivo, ver cómo podemos hacer para que la gente vuelva a los estadios. Vamos a lanzar una propuesta que tal vez no vaya a ser la mejor, pero la haremos siempre con el afán de mejorar la economía de los clubes para el próximo año. Este semestre vamos a terminar como estamos, hay problemas económicos en un par de clubes que ojalá se resuelvan. El problema es que como no se hace fomento a las divisiones menores, los pocos futbolistas profesionales que hay en el país terminan sacando un dineral de sueldo a los dirigentes, que cierran ese tipo de contratos con la ilusión de poder clasificarse a una Libertadores o a una Sudamericana, que no siempre se da, y es ahí donde terminan desfasados, porque si no clasifican a uno de estos dos torneos, no hay dinero; ahí tienen un desfase, un hueco que no lo pueden cubrir, sino es con dinero de su bolsillo. Y muchos no lo tienen.

¿Qué hacer?

La licencia de clubes viene justamente a frenar eso, porque te dice cuánto puedes gastar, en base al tamaño del club que eres. En el contexto de los clubes profesionales te limita y si no pagas, por decir la planilla de sueldo de julio hasta el 30 de agosto, pensamos poner en la reglamentación que ese club no será programado para los partidos de la División Profesional. Eso con la finalidad de que su deuda no vaya creciendo uno, dos o tres meses como llegan hasta el final del torneo. Hay que frenarlo cuando está empezando y si ese club tiene que perder la categoría porque no tiene la capacidad económica para mantenerse, lo va a tener que hacer; tal vez nos quedemos con 12 o con 10 clubes, pero es mejor tener esa cantidad de equipos que puedan responder a las exigencias económicas de un torneo profesional. No estar cada semestre sentándonos con Fabol para ver el tema económico. Eso ya está desfasado.

¿Qué pasó este semestre?

Yo negocié con Fabol en un marco muy respetuoso, pero ha sido una negociación difícil, no con ellos, sino con los presidentes de los clubes que debían. Tú llamabas y te decían que no tenían plata, que por favor, que la televisión les adelante. No podemos vivir así, si la televisión no tenía la predisposición de adelantar ese dinero, te prometo que el torneo no iba a arrancar. Más bien que comunicándonos en una negociación que duró de 15:00 a 20:00, con la televisión y los dirigentes de los clubes en cuestión, conseguimos un cierto equilibrio, precario, para que el torneo arranque. Pero no quiero estar en enero volviéndome a sentar para otra vez negociar, ya no. Si un club no tiene plata en medio campeonato, tendrá que irse, así de sencillo, así de duro. Esa es nuestra realidad, queremos cambiar nuestro fútbol, entonces las medidas tienen que ser de fondo.

A otro tema, ¿cuál es su idea con la selección nacional?

En este semestre tenemos tres fechas FIFA y nada más. Lo declaré públicamente y ahora se lo reitero. Hay tres partidos que son herencia de anteriores gestiones, con Eurodata, que tienen los derechos y que es consecuencia de no haber ido a jugar con Nigeria. En esta primera fecha han organizado un partido con Arabia Saudita y luego con un equipo de la misma región, pero quedará un partido. A partir del cuarto partido nosotros vamos a poder entrar en acción para ver qué rivales podemos tomar.

Anticipo que el profesor Farías, que es el técnico de la selección, me ha pedido diez partidos este semestre. Al margen de los seis amistosos en fecha FIFA, él encontró espacio en el fixture –porque es un hombre que lee hasta las 4 de la mañana– y me ha propuesto que en fechas que tienen espacio, se puedan jugar estos partidos. Lo vamos a analizar porque yo nunca me he cerrado a nada. Soy un convencido de que mientras más partidos juegue la futura selección, vamos a estar mejor preparados. Al año, desde el 2 de enero, Farías trabaja a tiempo completo con la selección; eso no quiere decir que este semestre no ha trabajado, al contrario, estimo que en dos o tres semanas más presentará su propuesta de trabajo para estos cuatro años y medio.



¿Su cuerpo técnico será el mismo que hoy está en el Tigre?

En principio sí, todos los que están trabajando en The Strongest. Si van a cambiar o no, ya es un tema del cuerpo técnico.

¿Qué se ha planificado para darle una casa a la Verde?

Estamos trabajando en este momento para la adquisición de dos terrenos, uno en Santa Cruz y otro en La Paz. Ahí vamos a concebir la casa de la selección. Tenemos tres fuentes de financiamiento: Conmebol, FIFA y el Gobierno. Entonces, por ese lado, considero que estamos cubiertos con el tema del dinero. Lo importante en estos momentos es encontrar los terrenos (en Santa Cruz y en La Paz) con los papeles de propiedad bien saneados y, en base a eso, edificar el proyecto. Ya tengo el compromiso de FIFA de que nos van a mandar sus técnicos para que le den un toque deportivo al complejo. Vamos con calma, pero estimo que hasta fin de año vamos a tener el terreno, el proyecto aprobado y por ahí empezamos antes de fin de año o en enero la construcción.

En menores, ¿un técnico solo para ellos o cree que lo debe manejar el técnico de la mayor?

Yo puedo tener un criterio, pero es solo un criterio de aficionado, uno técnico te lo da el mismo entrenador. Yo estuve conversando con él y estima que tiene que haber un seleccionador de las menores, que esté en coordinación constante con el técnico de la sub-16, la sub-20 y la absoluta, que vendría a ser Farías. El trabajo operativo, de campo, cronogramas de trabajo en las regiones, capacitaciones, charlas y todo eso, va a ser de ambos técnicos. En borrador lo digo, porque puede cambiar eso y si se da este caso, el técnico de las menores tiene que ser uno con educación académica y formador. No solo basta con ser futbolista, tiene que haber cursado estudios académicos.

A otro tema, ¿qué pasa con los derechos de televisión?

Hay gente que saca declaraciones de que nos hemos olvidado de ese tema. ¡Para nada! De manera preliminar y verbal hemos hecho contacto con unas tres empresas y nos han ofrecido montos que superan lo que recibíamos, tanto por las nueve fechas de la selección (en las eliminatorias) como en el tema del fútbol profesional. Pero no te puedo adelantar nada porque es un tema muy sensible, de números, además no quiero crear una falsa expectativa en la dirigencia y en la afición. Cuando eso esté cerrado verbalmente, vamos a lanzar una convocatoria para que en una puja abierta se lo adjudique la empresa que mejor ofrezca. Para ese momento nosotros ya vamos a tener identificada qué empresa te ofrece más y la puja va a ser a base de esas empresas. Entonces, el que ha ofrecido mayor ingreso, seguramente se ratificará, formalmente, mediante la licitación.

¿Qué trazado se ha hecho?

Lo primero es un sub-16, que no se hizo nunca, donde participen los 14 clubes, las nueve asociaciones, un equipo invitado de Chapare y otro de la Tahuichi. Ese es un torneo de muchos años y casi nunca se lo lanzó. Pero cuando nosotros lo hicimos la gente quedó feliz, satisfecha, porque cada club tiene su cantera y este torneo les va a dar competitividad al menos seis meses. Los chicos saldrán más fortalecidos mental y futbolísticamente y eso es lo que quiere la dirigencia del fútbol profesional y no profesional. Vamos en ese camino. Y luego el sub-19 o el de reservas, que tampoco se iba a realizar, pero lo vamos a hacer, porque estamos viendo cómo encontrar el dinero para sostenerlo casi un 100%. Eso también va a generar otra cantidad de futbolistas para promocionarlos al fútbol profesional.

¿Desde cuándo?

El 25 de este mes arranca el sub-16 con 25 equipos y el de reservas estimo que se inicie los primeros días de septiembre, también de este año. Entonces esos chicos al año tienen que ir a engrosar el fútbol profesional; y del torneo sub-16 tiene que salir la selección para el sub-20 en Perú, que se realizará en febrero. De estos chicos que van a jugar este semestre tenemos que sacar la selección que jugará en el Sudamericano a realizarse en Perú.

¿Cómo ha percibido usted a la dirigencia?

Hay dos tipos de dirigencia, la antigua, que está hace tiempo y tiene una escuela de hace 20 años. Esa escuela pudo haber funcionado en su momento, pero para esta coyuntura, donde siempre hay cambios, ya no funciona. Y la otra camada de dirigentes que entraron, que son los nuevos presidentes y que tienen la predisposición de trabajar, no están maleados, quieren colaborar. La ‘otra’ dirigencia se resiste al cambio, no quiere cambiar el fútbol, quiere mantenerse en ese esquema que nos llevó a que estemos en la cola a nivel de selecciones de Sudamérica. El nuevo esquema que quiero darle a Bolivia es que no esté de inmediato arriba, pero al menos en la mitad para orgullo de todos. No quiero que la federación esté atrás, y sé que eso solo se consigue trabajando.

¿Siente rechazo al cambio?

Está un poquito reacia al cambio, no puedo hablar de cantidad de dirigentes, pero le mando un mensaje a esa dirigencia, primero, que soy inclusivo, que siempre voy a estar abierto a escuchar sugerencias, a poder hablar de fútbol. Segundo, tengo el compromiso de trabajar por el fútbol, solo por el fútbol y cambiar nuestro fútbol. Quiero cualificarlo para que no estemos en la cola futbolísticamente, sino que mañana o pasado, como un ejemplo figurado, nos sintamos más orgullosos de ser bolivianos que ahora. Porque si la selección va consiguiendo resultados positivos, vamos a estar orgullosos del trabajo que ha hecho la federación.

¿Cómo analiza la elección del presidente de la División Profesional y de su director?

Nosotros tenemos uno o dos nombres para cada puesto, tiene que ser gente de la línea en que estamos; vamos a trabajar para que ellos puedan ser elegidos. Porque si entra al comité ejecutivo una persona que no piensa como nosotros, cada reunión va a ser una tortura. Lo que queremos es un comité ejecutivo productivo y para ello necesitamos gente que piense igual que nosotros. El vicepresidente es de Santa Cruz y ya lo tenemos, pero no quiero dar nombres. El director está entre Cochabamba u otro departamento más. Pero tampoco me quiero apresurar, ya que cuando llegue el momento lo vamos a dar a conocer y vamos a trabajar para que el vicepresidente y el director profesional que nosotros proponemos sean la mejor alternativa para nuestro fútbol.

¿Le cambió mucho la rutina diaria meterse en el fútbol?

Totalmente, porque antes de ser presidente de The Strongest yo tenía una línea apegada a mi familia, todos almorzábamos al mediodía, comentábamos cómo nos fue y todo eso. Con The Strongest empecé a viajar un poquito, pero ahora con la FBF viajo más al interior porque tengo que trabajar en Cochabamba y voy regularmente a Santa Cruz para hablar con esa dirigencia. Esto ha hecho que deje mi trabajo particular un 80% y que también deje a la familia y solo me junte con ella el fin de semana, ya que el resto de los días estoy afuera. Ese mismo hecho hace que yo me esmere para poder trabajar de la mejor manera posible en la FBF, que ese esfuerzo por dejar a mi familia y mis actividades cotidianas no sea en vano. Lo tengo bien claro, solo necesito que la dirigencia del fútbol profesional y no profesional colabore con estos cambios que proponemos desde la presidencia y desde el ejecutivo; y en enero o febrero estemos comentando de todos estos cambios que pensamos implementar desde la FBF.

¿Cómo cree que recibió el presidente Evo Morales su elección?

Yo creo que con un poco de expectativa, porque prueba de ello es que hemos tenido varias reuniones y él ha manifestado su total predisposición para cooperar con el fútbol y la FBF. Él no desconfía de César Salinas, él piensa más bien que César Salinas puede trabajar por nuestro fútbol, percibe eso y ha comprometido su ayuda. Si no lo hizo más antes con la anterior dirigencia, habrá tenido sus motivos. No te olvides que es el poder de este país y ellos hasta tienen inteligencia para saber qué clase de persona es este o aquel; hay varios factores que hacen que el Gobierno ayude o no. En este caso me siento satisfecho porque lo he visto al presidente Morales muy entusiasta, muy motivado; la última prueba fue en la reunión con el presidente (Alejandro) Domínguez de Conmebol, donde le ratificó que él es un soldado para el fútbol y que apoyará en todos los emprendimientos que haga la FBF, como también el presidente Domínguez le reiteró que Conmebol está identificada y respaldada con la actual gestión. Porque después de muchos años, la FBF tiene un titular y no un interino. Entonces, prueba de ello es que nos dan este Sudamericano sub-15 y que en la segunda semana de septiembre se hará el Consejo de Presidentes de Conmebol en La Paz, eventos que nunca se iban a hacer –sobre todo este último– si seguíamos con interinos. Tenemos la fuerza de que somos titulares y nuevos, y con esa fuerza pedí que se haga este consejo en La Paz, para que la gente se motive, esté más al tanto del fútbol, porque este tipo de eventos hacen que la gente pueda volcar nuevamente su mirada hacia el fútbol.

Se apunta a la Copa América y a un Mundial femenino...

La Copa América es en 2023, hay tiempo, tengo que trabajarlo con el presidente Domínguez; sé que el presidente Morales estará predispuesto a apoyar en infraestructura, en hoteles y todo esos accesos, pero hay que trabajarlo a nivel de Conmebol, hay que hacer mucho lobby con los presidentes aunque tengo muy poco tiempo. Por derecho le correspondería a Bolivia, pero esa información la tengo que cruzar y si me ratifican que a Bolivia le corresponde, como me lo manifestó un presidente, la verdad que tenemos que hacer mucha campaña. Ahí le tenemos que pedir apoyo al presidente Morales, que a nivel internacional tiene muy buena imagen. No estamos lejos de conseguir la Copa América.

¿Y lo del Mundial?

Fue iniciativa del presidente que igual quiere hacer un Mundial juvenil, ya sea en varones o mujeres, y él se comprometió a hacer toda la infraestructura. Ya se lo pidió a Gianni Infantino (presidente de la FIFA) cuando vino a visitarnos y como nos comenta él, allá en Moscú, fue Infantino el que le tocó el tema, diciéndole que le iba a dar un Mundial, pero que tengamos un poco de paciencia. El presidente Morales está muy ilusionado, porque un evento de esa naturaleza, Copa América o un Mundial, nos vuelve en el centro de atención, a nivel Sudamérica, y el Mundial a nivel mundial. Son cosas que hace que se jerarquice el país en temas deportivos, la federación, nuestro fútbol y muchas cosas más.

¿Ve a la selección en el Mundial de Catar 2022?

En todas las conversaciones que he tenido con el profesor Farías, estando muy convencido, me ha comentado que quiere llegar al Mundial de Catar clasificado, porque en este momento son 5,5 los cupos asignados a Conmebol y está abierta la posibilidad de que haya un cupo más porque existe esa petición y hay una comisión que está trabajando –una comisión de Catar y FIFA– que seguramente en unos meses o a fin de año nos dirá si la cantidad de equipos participantes se eleva. Eso qué significa, que con 6,5 de 10 selecciones no estar entre ellos, con el plus de jugar en La Paz, tendríamos que haber hecho un muy mal trabajo. Como trabaja el profesor Farías, por su capacidad y porque además lo he visto en The Strongest, soy un convencido de que podemos llegar a clasificarnos.///


Notas Relacionadas