Banner YPFB
El tiempo
     Santa Cruz

Opinión

LA MENTIRA Y SUS LIMITACIONES
Por: Emilio Rodas Panique *

LAS OPINIONES EXPRESADAS POR LOS COLABORADORES SON PROPIAS Y NO LA OPINIÓN DE KANDIRE
,

El consenso de Washington hizo aguas a principios de los años 2000 en Latinoamérica, la promesa del rebalse nunca fue cumplida, la olla neoliberal jamás se llenó porque estaba llena de válvulas de fuga por donde fluía la riqueza hacia los grandes capitales del mundo, las burguesías locales se disputaban la carroña de los desperdicios que las transnacionales iban derramando en forma de sobornos y la exclusividad del manejo de un Estado cada vez más paupérrimo, sin capacidad de respuesta, el gran capital en su afán de libertad irrestricta del mercado había anulado aquella superestructura que los sistemas de dominación durante siglos habían construido para protegerlo, el Estado y su capacidad de coerción. 

 

El neoliberalismo, que llegó como respuesta al fracaso del estado de bienestar, con promesa de eficiencia y crecimiento económico, reprodujo desigualdad como nunca en la historia de Latinoamérica, de forma masiva se transfirió la propiedad pública a manos privadas, principalmente transnacionales, los recursos naturales fueron entregados a dominio de las grandes corporaciones del capital transnacional, la integración física de la región fue subordinada al tránsito de mercancías por encima de las personas, todo fue dispuesto para que la región entera como un banquete sea servida a la voracidad de los capitales imperiales.

 

Las burguesías y las élites políticas, que en la mayoría de los casos eran subsidiarias de este esquema y beneficiarias de esta relación en desmedro de los intereses nacionales, perdieron la hegemonía política, en Bolivia sus expresiones partidarias en sucesivas elecciones no pudieron pasar de 23%, el discurso modernizante estaba agotado, en contrapartida la energía social se iba constituyendo en fuerza política.

 

Casi en simultáneo diferentes procesos confluyeron, la ecuación era simple, dejar de exportar la riqueza a partir de la apropiación del excedente, éste debería financiar el desarrollo que fue la deuda de dos ciclos políticos modernizantes en los esquemas liberales y neoliberales durante el siglo XX, este excedente debía estar asignado al desarrollo de la infraestructura, transformación de los aparatos productivos y promoción social para acortar las distancias entre ricos y pobres, los paradigmas habían cambiado totalmente, el péndulo se balanceo hacia la izquierda, no la vieja izquierda socialista de los 70, era una izquierda heterogénea, en su mayoría más de corte nacionalista incluyente que socialista. 

 

La crisis terminal del neoliberalismo dejó una ruta crítica clara para la reconstrucción nacionalista; ésta, sustentada en una fuerte acumulación social, tuvo la lucidez de entender el camino, construir un modelo alternativo que supo llenar el vacío rápidamente, era claro que el nuevo modelo precisaba financiamiento y éste no podía venir de otro lado que no fuera de invertir la relación, ahí se definió todo, esta decisión garantiza el crecimiento, pues los miles de millones de dólares que fluían para engordar las cuentas transnacionales ahora estaban destinadas a financiar el desarrollo y la justicia social. 

 



A esto se reduce la disputa de los últimos 20 años, el capital transnacional aliado a las burguesías nacionales empeñado en recuperar dominio político para ejercer dominio económico y los pueblos tratando de consolidar dominio sobre su propia riqueza para consolidar su dominio político y liderar su propio desarrollo, esta disputa no tiene que ver con democracia o transparencia.

 

Hábilmente la derecha latinoamericana ha centrado su estrategia restauradora en estos dos pilares, a partir de su dominio abrumador de los medios de comunicación, y las nuevas tecnologías han cuestionado la legitimidad y calidad democrática de los procesos progresistas, aparejado a ello se ha usado de forma sistemática la denuncia por hechos de corrupción, intentando dejar por sentado que nuestros procesos inventaron la corrupción. Es paradójico que los maestros de la corrupción corporativa, quienes montaron todo un modelo económico para apropiarse de la riqueza de todos, hoy han logrado debilitar a los procesos progresistas a través de la denuncia y procesos judiciales en este sentido. 

 

El manejo abusivo de los medios de comunicación usando estos dos argumentos ha logrado debilitar y derribar procesos, ha logrado restaurar gobiernos neoliberales, la mentira sistemática ha dado resultados, de una u otra forma el control monopólico de los medios no ha podido ser enfrentado de forma eficiente por los procesos progresistas, lo cual ha producido el debilitamiento político. 

 

Esto ha provocado una crisis política en el campo progresista, lo cual no implica un agotamiento del modelo nacionalista incluyente, no está superada la tesis del financiamiento del desarrollo con la riqueza propia, no está descartado que la justicia social debe ser financiada por la redistribución del excedente capturado, no está demostrado en ningún caso que el retroceso haya implicado bienestar para ningún otro que no sean los capitales transnacionales y las burguesías carroñeras, el éxito político no viene aparejado con resultados de gobierno para los neoliberales. 

 

Detrás de la mentira no hay nada, el neoliberalismo no se ha renovado en ningún sentido, han regresado pensando que nada ha cambiado, la receta ha sido la misma que en los 80 y 90, el retorno de los de antes ha sido descomunal, un neoliberalismo fundamentalista ya no es de estos tiempos, los maquillajes discursivos sólo han sido eso, volvemos a lo mismo, la disputa es la misma, la diferencia está en que al frente hay un modelo con resultados y la única forma de lograr bienestar es garantizar financiamiento para el desarrollo y la justicia social, cuando este financiamiento cambia de dirección, no hay forma de garantizar paz social, la restauración en algunos países es de corto plazo, la mentira tiene limitaciones: la historia.

* Viceministro de Empleo, Servicio Civil y Cooperativas  



Otras Opiniones del Autor

El debate actual no es jurídico, es político y programático
Por: Emilio Rodas Panique *

 09 Dec 2018  La Constitución Política del Estado define una jerarquía normativa, en ella los tratados y acuerdos internacionales de los cuales nuestro Estado es signatario se encuentran en la cúspide de la pirámide. Está claro que ...

Reforma parcial del código penal, urgente
Por: Emilio Rodas Panique *

 31 Oct 2018  Las cárceles están atestadas de detenidos preventivos, más del 70% de la población carcelaria está en esta condición, cualquier denuncia que se presenta en contra de cualquier ciudadano, así sea sin el menor ...

Puerto Busch, el legado del héroe
Por: Emilio Rodas Panique *

 26 Apr 2018  Había terminado la Guerra del Chaco, las negociaciones se extendían interminables con la ya escasa paciencia de los neutrales, con Paraguay reacio a entregar a Bolivia un litoral soberano sobre el río Paraguay. Saavedra Lamas y sus ...

DOCE AÑOS DE REVOLUCIÓN DEMOCRÁTICA Y CULTURAL
Por: Emilio Rodas Panique *

 17 Dec 2017  Este 18 de diciembre cumpliremos 12 años de la primera victoria del pueblo en el siglo 21, las encuestas daban como ganador a Evo, pero con una victoria ajustada sobre Tuto Quiroga, temprano en boca de urna se confirmaba esta predicción. ...

El Nuevo Tejido Social de Santa Cruz
Por: Emilio Rodas Panique *

 10 Dec 2017  Se puede cerrar los ojos y hacer de cuenta que nada ha pasado, esto sin embargo no sirve como método para entender la realidad. Estamos lejos de la época del Comité de Obras Públicas, las épocas en las cuales cualquier ...

EL VOTO DEL 3 DE DICIEMBRE
Por: Emilio Rodas Panique *

 27 Nov 2017  El domingo 3 de diciembre habrá tanto en voto valido como en nulo diferentes tipos de conducta, hay quienes en verdad se preocupan por el estado de la justicia y su perspectiva de mejoras, estos harán un seguimiento serio del proceso, ...