Banner YPFB
El tiempo
     Santa Cruz

E Entrevista

Francisco Eguiguren: "Nosotros no hubiéramos hecho una visita a Bolivia si no nos permitían transparencia y libertad en las reuniones"

hace 1 mese(s)

,

Francisco José Eguiguren Praeli, relator de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para Bolivia, Colombia y Venezuela, visitó el país la semana que termina para escuchar de diversas voces la situación política boliviana.

La visita no fue nada fácil porque la CIDH tiene en sus manos el tema más candente de la política nacional: el 21F. Así lo entendió Eguiguren y fue cauto en sus declaraciones. No se refirió a temas internos, pero dejó entrever algunas de sus impresiones. En su visita de cuatro días, tuvo más de 20 reuniones con representantes del oficialismo y de la oposición.

Entiendo que no puede referirse a temas internos en su visita, pero ¿podemos hablar de principios como la democracia o las libertades?

Se puede. Yo tengo información sobre el tema del 21F, la sentencia del TCP. En las entrevistas que hemos tenido, por supuesto que escuchamos sobre eso. Recibo documentos, lo que no pudo es emitir una opinión porque hay cosas en trámite que analizará la Comisión en pleno y no puedo adelantar una opinión sobre un asunto, menos sobre uno que está en trámite. Pero por supuesto que las reuniones que he tenido con el Estado, con diversas personas y organizaciones nos dan cuenta de las cosas que interesan al país, recibimos información, escuchamos; pero no tomamos decisión.

¿En qué etapa están las peticiones sobre el 21F?

Sé por la prensa y por una información con mi Secretaría Ejecutiva que hay peticiones que se han presentado, pero todavía están en esa fase, qué le digo, que las habrán presentado y registrado y se está analizando el equipo profesional si cumple requisitos. Todavía a conocimiento del relator de país o los comisionados no han llegado. Pero sé que han sido ingresadas. Es más, a mí hay personas que me han entregado copia.

¿Se pueden apresurar o acelerar estos procedimientos?

La regla es que los procesos se van tramitando en función de su llegada. Pero, claro, puede haber casos. No es lo mismo un caso donde están de por medio una pena de muerte o de una persona de muy avanzada edad que está haciendo un reclamo en su país muchos años o una violación un derecho laboral, si se toma conocimiento de eso, si a la comisión le dicen que hay una urgencia particular en este caso, se le puede dar una cierta preferencia.

Empero, la preferencia quiere decir que de repente va a salir de la cola, pero hay etapas que no se pueden obviar.

Es decir, un caso tiene que ser puesto en conocimiento de la contraparte, que es el Estado. Hay que escuchar, hay que ver si la información está completa, si puede haber una solución amistosa. Apresurar no quiere decir que se va a saltar de la presentación al informe de fondo y a la Corte, no, eso no es posible porque violaría el debido proceso. Pero sí se puede, hay casos que se han apresurado, pero tienen que demostrar el porqué de la urgencia, porque adelantar a uno significa perjudicar a otro.

En el caso de Bolivia, se solicitó cautelares. ¿Qué posibilidades hay de ello?

Yo por eso toqué el tema de medidas cautelares (en su conferencia en la UPB). Sí, puedo decirle que ha habido más de una solicitud de medidas cautelares, buscando un pronunciamiento respecto a este problema del 21F y la sentencia del Tribunal Constitucional. Al menos algunas de esas medidas cautelares ya fueron analizadas por la comisión y no han sido otorgadas, porque no se puede por medida cautelar discutir ni el contenido de una sentencia sin entrar al fondo, al análisis de la convención o la normativa constitucional boliviana y no se puede hacer esa medida cautelar que es un análisis que no es de fondo. Sí se puede ver en otros procedimiento a nivel de un caso o de pedidos de información simplemente, pero no de cautelar. Eso es algo que quien analiza la conducta, las decisiones de la Comisión, puede prever antes de interponer.

Porque no hay muchos antecedentes…

No, no hay, salvo que sea un caso que cambie la historia. Pero hay que reconocer esto, que cuando hay conflictos políticos y sociales también la CIDH es natural que sea un nuevo escenario y a veces se instrumenta el sistema.

Nosotros vemos a veces, yo leo por los periódicos, eso que dicen que han presentado (una petición), “me han admitido”, queriendo sugerir que me van a dar la razón y de repente el asunto sí entró a la mesa de partes, pero los comisionados ni lo han visto. Pero eso es parte de un debate político que es natural y respetable, pero en lo cual no podemos entrar, por eso yo no puedo opinar.



Aquello que hemos decidido sí se lo puedo decir, por eso le digo, aunque no se publicite, como dije en conferencia, porque no se publicita el no otorgamiento de una medida cautelar, salvo cuando ya se corrió el traslado al Estado. Salvo ese caso, sólo lo sabe el peticionario, él slo sabe que no fue, pero por su propia seguridad nunca se pública.

En este caso como es tema de derechos colectivos…

Deben saber, si es el caso que yo vi, (las medidas cautelares) no se otorgaron, fue hace unos meses.

¿Se puede retomar las cautelares?

El relator del CIDH, José Eguiguren, aseguró que, a pesar de que las medidas cautelares no fueron otorgadas, éstas pueden retomarse en cualquier momento.

“Sí, claro, puede que ahora no hay medidas cautelares, pero después sí, o que se amplían. Hay casos que tenemos cautelares que duran años, porque se prorrogan o se prologan porque el riesgo sigue. Eso sucede”.

¿Qué se necesita? “El que pide debe acreditar que hay una situación grave, urgencia, actualidad y riesgo de irreparabilidad. Que la afectación al derecho tiene un matiz de gravedad ya sea por casos que han ocurrido. También ayuda mucho el contexto”.

Son inadecuadas  las comparaciones, pero ¿qué tal el acceso en comparación de Venezuela o Nicaragua, con respecto a Bolivia?

Sí, por ahora son diferentes. Sí. Y hay que tratar de que siga así. De acceso, de llegada a fuentes, por ahora sí.

Yo sí considero, cada quien tendrá su visión, pero dentro del trabajo que hacemos, que yo hago, me parece muy importante que, además de la visita académica, se haya convertido en una visita oficial y que el Estado conozca y haya admitido que recibamos distintas reuniones y que también nos podamos reunir con personas que tienen una clara posición contraria, ese es nuestro trabajo, y eso es democracia.

Tiene que haber transparencia y libertad. Nosotros no hubiéramos hecho una visita si no nos permitían tener esas reuniones. Y muy positivo del Gobierno que lo haya entendido, no debió haber sido ser una decisión fácil. Que nosotros no vinimos simplemente por una visita protocolar, sino para informarnos sobre derechos humanos, es muy positivo, yo valoro mucho eso. Cada quien dice su posición, nosotros tendremos que saber sintonizar, lo importante es que tengamos esta posibilidad, que las personas puedan conversar con nosotros. Pero no puedo emitir opiniones. Yo ya lo expresé a la prensa, a mí no me digan si debe primar el referendo o la sentencia.

Estuvo contacto con varios sectores, sin emitir opinión. ¿Qué ha escuchado? ¿Qué vio?

Yo puedo decirle cosas porque, además, como ya me han preguntado en un canal, muchas de nuestras reuniones han sido públicas, conocidas. Yo me he reunido con los expresidentes Jorge Quiroga y Carlos Mesa, en hotel en reunión privada, sólo ellos y cada uno con algún asesor y acompañante. Y yo, nadie más. La prensa estaba afuera, lo entrevistaron al entrar al salir; a mí también, hay fotos, nos han pedido fotos, saludando, y esa parte es pública. Lo que se ha conversado en la reunión yo estoy obligado a guardar reserva y privacidad. Ellos sí pueden decir lo que se ha dicho.

Pero es notorio, ha sido la ventaja, no se ha dicho nada nuevo que no podamos haber leído en sus declaración en medios, es decir nos han expresado su preocupación respecto a derechos humanos, su posición respecto a la reelección presidencial y preocupación sobre el sistema judicial, etcétera.

No son cosas nuevas, están en los medios, pero yo les tengo que dar la garantía de la reserva y privacidad de que las cosas que han planteado tengo que guardarlas. No se va a hacer un informe porque no es una visita de ese tipo.///


Notas Relacionadas