El tiempo
     Santa Cruz

C Cultura

Se instaló la feria de "Alasitas" en Sucre

hace 1 año(s)

,

Chalets con tanques de agua o alcancías en forma de dinosaurios son algunos de los productos que elaboraron artesanos de diferentes partes del país para el público sucrense, que desde ayer comenzó a darse cita en la Feria de Alasitas instalada en los alrededores de la capilla de La Rotonda.

Pese a que hasta ayer se continuaba con la venta de puestos para los artesanos y pese a que volvieron a aflorar los conflictos entre comerciantes por una mejor ubicación, ayer terminó de instalarse la feria que está apostada en parte de la avenida Jaime Mendoza y las calles Manuel Molina, Ladislao Cabrera y Gregorio Mendizábal.

Comerciantes de varios puntos del país, llegaron con suficientes víveres en miniaturas para ofertarlos en las Alasitas. Los artesanos de La Paz, trajeron leche en polvo, té, maicena, mantequilla, gelatina, sodas y hasta croquetas para perros en nuevos empaques. “Adentro le ponemos un poquito del producto o cerezas, o pescaditos ispis en las sardinas”, afirmó Antonia Gutiérrez, vendedora que elabora conservas manualmente. Este año, para la feria de Sucre elaboró un stock de 75 unidades de cada producto.

Al igual que en la canasta familiar cotidiana, lo que más lleva la gente es azúcar, arroz, fideo y papel higiénico en miniatura relató la artesana que vende canastas con docena y media de productos variados a Bs. 10. La docena de un solo producto está al mismo precio.

MINIATURAS PARA LOS SUCRENSES

El artesano Franz Tancara llegó desde Santa Cruz con la novedad de las alcancías de dinosaurios de varias especies, especialmente pensados para Sucre. “Me va bien con esto”, dijo al recordar que la Capital es conocida por su gran riqueza paleontológica. El precio de los animales prehistóricos ronda los Bs 40.



Casitas, sapitos para atraer dinero y alcancías ocupan el puesto de doña Elena Flores, que desde hace 40 años asiste a la feria de Alasitas en Sucre. Este año trajo casas tipo chalet con tejas coloniales y tiendas de barrio con tanque de agua. “Así lo quieren también”, señaló al detallar que los gustos de los sucrenses son diferentes a los de otros compradores del resto del país.

“El día 16 compran más casitas, por la creencia”, relató la vendedora, y es que durante esa jornada la población puede obtener el hogar de sus sueños, con vehículo incluido, el título profesional anhelado, los fajos de billetes y dólares que necesita, la visa, el pasaporte o su canasta llena de alimentos por un precio menor a Bs 100.

Quienes quieren tener un bebé compran cunas con niños en miniatura, los que buscan pareja compran gallinas o gallos blancos. “Compran negros porque representan a los viudos, que ya tienen todo”, comentaron las vendedoras. Los rojos representan a los hombres adinerados, detallaron.

También en la Alasita se puede desear mayor alegría, entusiasmo en el trabajo, amistad, tranquilidad, generosidad o afecto de la pareja, anhelos que son representados por pequeños muñecos de arcilla llamados “tilinchos”, que simbolizan a los habitantes de la zona andina del país y siempre tienen una expresión alegre en el rostro.

Según la tradición, a las 12:00 del mediodía del 16 de julio, los objetos adquiridos en la Alasita deben sahumarse con incienso y luego bendecirse con agua de la capilla de La Rotonda.

En la previa a la celebración de la Virgen del Carmen y en los días posteriores, la población suele volcarse a las Alasitas para hacer bendecir los bienes que anhela.///

 


Notas Relacionadas