Banner YPFB
El tiempo
     Santa Cruz

Opinión

Señor Director
Por: Gísela López

LAS OPINIONES EXPRESADAS POR LOS COLABORADORES SON PROPIAS Y NO LA OPINIÓN DE KANDIRE
,

La Tercera publicó el 6 de agosto,en su sección digital de “Mundo”, un cable de AFP apoyado en datos falsos y tergiversados que reproducen las mentiras que la oposición política boliviana esgrime en su intento de dañar la imagen del Presidente Evo Morales. En su artículo afirma que el Presidente “Evo Morales acorta discurso del día de Bolivia ante gritos de opositores”. Reitera además el calificativo de “altiplánico” que su medio usa para referirse con soslayo al gentilicio boliviano y asegura, sin citar fuentes, que el Presidente Morales “tenía previsto hablar dos horas y media y al final solo empleó 37 minutos”.

 

El Presidente Morales, como cualquier otro mandatario, decide personalmente el tiempo, contenido y forma de sus discursos presidenciales. En este caso, el Jefe de Estado usó la extensión que consideró conveniente y dirigió su mensaje al país con información que su periódico ignora notoriamente.



 

La Tercera tergiversa la verdad en relación al Presidente Morales cuando informa que “a fines de 2017 la Corte Constitucional lo facultó para ser candidato, con el argumento de proteger sus derechos humanos”. Esta inexactitud es más llamativa cuando se revisa el contenido de un artículo difundido también por La Tercera el 28 de noviembre de 2017, en el que informa que el Tribunal Constitucional “aprobó de forma unánime” un recurso presentado por el MAS (no por el Presidente) para habilitar “las repostulaciones de todos los ciudadanos, no solo del Presidente y el Vicepresidente, sino también de gobernadores, alcaldes, concejales y asambleístas”. Esa nota aclara también que la habilitación constitucional con el fallo del Tribunal Constitucional es una de cuatro vías legales y constitucionales que se definieron para encarar las elecciones de 2019, dentro de los márgenes de la Constitución Política del Estado Plurinacional de Bolivia y la ley.

 

Sin embargo, lo más preocupante es verificar que el diario repite como ciertas las versiones interesadas de actores políticos de oposición, y lamentamos que ningún periodista hubiera cumplido con recoger la versión de nuestro gobierno.