Banner YPFB
El tiempo
     Santa Cruz

Opinión

El pontificado de Carlos D.
Por: Julio Peñaloza Bretel *

LAS OPINIONES EXPRESADAS POR LOS COLABORADORES SON PROPIAS Y NO LA OPINIÓN DE KANDIRE
,

El 9 de agosto de 1980 escuché por primera vez a Carlos Di-ego Mesa Gisbert, cuando se acercaba a treintañal y repartía sus tareas entre el periodismo radiofónico y la dirección de la Cinemateca Boliviana. Se trataba de una charla acerca de la sociología del cine que dictaba a estudiantes en el auditorio del viejo Goethe Institut de La Paz, en la que hacía gala de una gran fluidez de palabra para decir las cosas, provisto de una retórica propia del que, por sobre todas las cosas, ama desbordadamente escucharse a si mismo y ejerce como oficio el de orador.

 

Obtusos y mezquinos son los que, a pesar de su indisimulable y muy reconocido egocentrismo, pretenden negarle virtudes y aportes a este personaje que supo mamar de las fuentes materna y paterna en el buen hábito de la lectura como pasaje al conocimiento humanístico, aunque varios malvados, corroídos por la envidia, lo consideren “un océano de conocimientos con un milímetro de profundidad”.

 

Mesa ha escrito sobre cine, fútbol, arquitectura, arte, política y hasta una novela que algunos entendidos no dubitan en tachar de pésima y de la que no tengo otro conocimiento que el de su título --“Soliloquio del conquistador”--, pero fue particularmente destacado en el ámbito del comentario de noticias,  que lo llevó por varias estaciones televisivas hasta que decidiera armar su propia emisora y terminara convirtiéndose en el más eficaz portavoz de las políticas capitalizadoras y/o privatizadoras a la cabeza de Gonzalo Sánchez de Lozada, del que posteriormente se convertiría en acompañante de fórmula electoral como candidato a la Vicepresidencia el año 2002.

 

Los febrero y octubre negros de 2003 terminaron por extirpar a Sánchez de Lozada del poder y del país, para que Mesa se convirtiera en presidente de la República, lo que para unos fue un acto de consecuencia con la lógica de la sucesión constitucional alimentada por la embajada de los Estados Unidos,  y para otros se trató de una traición, criterio que en su momento esgrimió el que fuera ministro de Defensa de entonces, Carlos Sánchez Berzaín, que prestaba servicios profesionales con su bufete de abogados a Periodistas Asociados Televisión (P.A.T), la empresa de Mesa y socios, y la que luego, según el yerno de Sanchez de Lozada, Mauricio Balcazar, puso en el tapete de negociaciones en una operación que podría resumirse esquemáticamente como “pauta publicitaria por candidatura vicepresidencial.”

 

Hay quienes dicen que en su presidencia --duramente cuestionada por afines al gonismo como Irvin Alcaraz y Cayetano Llobet (+) en sendos libros-- a Mesa se le pasó por la cabeza cerrar el parlamento  y que en su momento consideró que el candidato del MNR el año 2002 debía ser él, y no Goni, ambición que no se atrevió a proponer, tal como lo afirmara el mismo yerno de Sanchez de Lozada, Mauricio Balcazar.

 

Así como ese amor desmedido por sí mismo, le significó imponerse en los ámbitos donde decidió actuar, ahora Mesa debe rendir cuentas por algunos de sus actos como presidente. Como crítico de cine, como estadístico de fútbol, como conocedor del barroco mestizo y como opinador de televisión, Carlos D. fue un personaje que alcanzó notoriedad, pero como político, su tibieza, su conducta ambigua e indecisa, ha sido inversamente proporcional a sus indiscutibles cualidades de discurseador, ese que nos amenazó tantas veces con renunciar porque nos estábamos portando mal, en actitud propia del paternalismo colonialista alojado en sus genes y en su subconciente, allá en las profundidades en las que seguramente prefiere no escudriñar.



 

Patricio Quispe, presidente de las Víctimas del Octubre Negro, dijo que buscaron a Mesa como en media docena de oportunidades para convencerlo de que se animara a declarar en el juicio civil instaurado en el Fort Lauderdale, Estado de Florida, contra Gonzalo Sánchez de Lozada y Carlos Sánchez Berzaín. Nunca lo recibió y por supuesto que no se incomodó en tomar un avión hasta Miami para hacer efectivo ese su “ni olvido ni perdón” cuando asumió como primer mandatario del país: Revolcón en El Alto y palabras que se llevó el viento.

 

El asunto que ha terminado con la ecuanimidad de Mesa y sus ayudantes, esos que forman entornos y saben a la perfección la tarea de hacer coro, es el caso Quiborax en el que su gobierno violó la ley y desoyó consejos de sus colaboradores más allegados, omitiendo poner en práctica unas auditorias  imprescindibles, antes de expulsar a los inversionistas chilenos a las patadas, lo que derivaría en un caso de arbitraje internacional que obligó a pagar al Estado boliviano una indemnización de 42 millones de dólares.

 

No obstante de semejante antecedente, objetivo e incontrastable, Mesa, fiel a su estilo, sigue pontificando acerca de su accionar y conducta, como si una supuesta defectuosa y controvertida estrategia de defensa del Estado boliviano a cargo de su Procuraduría General, lo eximiera de la responsabilidad de ser él quien originó este desastre para Bolivia. Está claro: Si Mesa no expulsaba indebidamente a Quiborax, y lo hacía respetando el ordenamiento jurídico del país que presidía, no se hubiera llegado jamás al Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (CIADI).

 

En los pasillos de la política, la victimización de Mesa estaría sirviendo para convertirlo en el candidato de la vieja partidocracia hoy realineada bajo algunas nuevas siglas, pero conociendo como conocemos a Carlos D…quién sabe si finalmente será candidato. Quién sabe…si se tiene en cuenta que su perfil psicológico no admitiría ni por un segundo ser derrotado por las huestes masistas, las organizaciones sociales, los populistas de izquierda, o los socialistas y comunistas nostálgicos, con 65 años de vida en la que ya es parte de nuestra historia como el último gonista y quién lo dudaría, el primer mesista.

 

*Julio Peñaloza Bretel es periodista.

Twitter: @julioleonbretel.



Otras Opiniones del Autor

El olor de la dictadura
Por: Julio Peñaloza Bretel *

 12 Jun 2018  El empeño de construír para el imaginario colectivo, el perfil de un Evo Morales/dictador de República bananera pasa por consejos del marketing político y estrategias desinformadoras  y simplificadoras de las transnacionales ...

El cerebro del Vicepresidente
Por: Julio Peñaloza Bretel *

 29 May 2018  El vicepresidente Alvaro García Linera ha hecho un conteo inexacto de sus neuronas: No tiene setenta mil, sino, por lo menos ochenta y seis mil, si nos atenemos a la media científica que informa de qué están hechos los cerebros de ...

La herencia de Banzer
Por: Julio Peñaloza Bretel *

 18 Apr 2018  “La Banzer” es la principal avenida de Santa Cruz de la Sierra que nace en el Cristo Redentor y la Monseñor Rivero hasta Viru Viru y prolongándose como carretera hacia el norte integrado (Warnes, Montero). El ex ministro y ex rector ...

Goni: El final de la impunidad
Por: Julio Peñaloza Bretel *

 05 Apr 2018  El martes 14 de octubre de 2003 ya se habían registrado sesenta y dos muertos en la ciudad de El Alto, producto de la bala militar y asesina con la que Gonzalo Sánchez de Lozada pretendía resistir en la silla presidencial,  dicen que ...

Ex Presidentes en La Haya: atrapados por la historia
Por: Julio Peñaloza Bretel *

 20 Mar 2018  Los años me enseñaron que el coyunturalismo periodístico es un gran enemigo de los procesos estructurales y trascendentes, porque pone el acento en la anécdota irrelevante y no en la proyección que los hechos ...

La impecable demanda boliviana ante la CIJ
Por: Julio Peñaloza Bretel *

 15 Feb 2018  Llega la hora de los alegatos ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) en La Haya (segunda quincena de marzo), y con ellos, la antesala al fallo que deberá dictar luego de cinco años en los que Bolivia y Chile sostuvieron como nunca antes ...

Evo más allá de la presidencia
Por: Julio Peñaloza Bretel *

 30 Jan 2018  En la estrategia de manejar los hechos a partir de fragmentos útiles a cualquier bando, figura esa que ya es consigna proclamada por comparsas carnavaleras, promociones colegiales y operadores político-mediáticos: “Bolivia dijo ...

Los operadores de la media verdad
Por: Julio Peñaloza Bretel *

 16 Jan 2018  Ese neologismo denominado posverdad, elevado a categoría de concepto fundamental, es una más de las estratagemas que le confiere un aire de sofisticación al uso de la media verdad que induce a la mentira y que se traduce en la ...