Banner YPFB
El tiempo
     Santa Cruz

T Tecnologia

Júpiter y Venus modifican el clima de la Tierra

Investigadores descubrieron que estos ciclos coinciden con varios de los acontecimientos que han afectado tanto a la atmósfera como a la vida en el planeta.

hace 3 mese(s)

,

La órbita de la Tierra es modificada cada 405 mil años por tirones gravitacionales de Júpiter y Venus, causando modificaciones en la atmósfera desde hace 215 millones de años, según un estudio de la Academia Nacional de Ciencias en Estados Unidos. 

Los grandes cambios climáticos del planeta coinciden con este fenómeno astronómico Los cambios atmosféricos a gran escala a lo largo de los más de cuatro mil años que tiene la Tierra se deben, casi en su mayoría, al movimiento que hace alrededor del Sol, que tiene una forma elíptica. 

Sin embargo, gracias a la atracción gravitacional que ejercen los planetas Júpiter y Venus, se modifica un 5% provocando que sea casi redonda y modificando la cantidad de luz que llega desde la estrella. 

 “Un alejamiento o un acercamiento del Sol, produce enfriamiento o calentamiento de la atmósfera, lo que implica glaciaciones o sequías a escala planetaria. El clima global de la Tierra depende de la radiación solar incidente”, afirmó el doctor Pedro Grima-Gallardo, presidente del Centro de Investigaciones de Astronomía (CIDA), ubicado en el estado Mérida. 

El equipo de investigación de la Universidad de Rutgers, en los Estados Unidos, reveló que a mitad del ciclo, es decir, cada 202.500 años la Tierra comienza a sentir los efectos de esta variación en la órbita. 

Además, los investigadores descubrieron que estos ciclos coinciden con varios de los acontecimientos que han afectado tanto a la atmósfera como a la vida en el planeta, como por ejemplo la extinción de los dinosaurios y la posterior aparición de los mamíferos. El mismo estudio afirma que actualmente la Tierra se encuentra en la mitad de dicho periodo. 

Sin embargo, tales cambios ocurren en una escala de tiempo muy grande, lo que significa que es muy poco probable que una persona pueda presenciar tales efectos. 

“El tiempo universal es muy diferente al tiempo humano. Cuando hablamos de períodos cíclicos de 405.000 años caemos en cuenta que el calendario moderno apenas registra con cierta precisión los últimos dos mil años”, precisó el presidente del CIDA. 



Efectos gravitacionales de Júpiter y Venus Júpiter ejerce su fuerza de atracción contra la Tierra debido a que este es el planeta más grande del Sistema Solar, lo que significa que su campo gravitacional es inmenso y atrae a los cuerpos celestes con mayor intensidad. 

Por otro lado, Venus, al ser el planeta que más cercano a la Tierra, provoca un efecto similar. El doctor Grima-Gallardo afirma que “desde principios del siglo XX se sabe que la órbita de la Tierra cambia de casi circular a elíptica (alrededor de un 5% de alargamiento) cada 405.000 años”. 

A pesar que desde el siglo pasado se sabía que la órbita de la Tierra cambia en esa cantidad de años, no fue sino hasta la publicación de la Academia Nacional de Ciencias que se pudo comprobar que tales efectos se deben a los tirones gravitacionales de ambos planetas. 

Anteriormente aseguraban que dicho ciclo había empezado a suceder hace apenas 50 millones de años, pero gracias a los descubrimientos hechos por la Universidad de Rutgers, se sabe que dichos ciclos han estado activos desde hace más de 205 millones de años, lo que coincide con el nacimiento de los mamíferos en el planeta o el rompimiento del súper continente Pangea. Estudio de rocas en Nueva Jersey y Arizona.

Para llegar a la conclusión de la incidencia de las órbitas de Júpiter y Venus sobre la atmósfera de la Tierra fue necesario, además de los estudios orbitales de dichos planetas, el análisis de unos materiales geológicos en Nueva Jersey y en Arizona, en los Estados Unidos.

Encontraron en las rocas que existe una alternancia visible entre los periodos secos y húmedos por los cuales ha pasado la Tierra durante millones de años y al hacer un estudio más profundo descubrieron que dichas alternancias coinciden con el hecho de que el ciclo de 405.000 años potencia a gran escala los efectos en el clima del planeta. 

“Estos cambios climáticos están directamente relacionados con la forma en que la Tierra orbita al Sol y ligeras variaciones en la luz solar que llega a la Tierra, lo que provoca cambios atmosféricos y ecológicos”, detalló el doctor Gallardo. Los resultados de este estudio permiten tener un panorama mucho más amplio sobre el conocimiento del Sistema Solar, los movimientos de cada uno de los planetas que puedan tener algún efecto en la vida terrestre. 

Además, provee una mejor visión en temas como el paleoclima, el estudio de los fósiles hasta el mismo nacimiento y evolución de la vida en la Tierra.

“Quizás algún día alguien podría probar que la vida humana solo fue posible gracias a estos cambios”, apuntó Grima-Gallardo sobre el estudio realizado por la Academia Nacional de Ciencias.///


Notas Relacionadas