Banner YPFB
El tiempo
     Santa Cruz

S Salud

Denuncian un supuesto tráfico de pacientes con cáncer del Hospital de Clínicas al Obrero

hace 11 dia(s)

,

El drama de dos pacientes revela un  posible tráfico de enfermos con cáncer del Hospital de Clínicas al Hospital Obrero, este último dependiente de la Caja Nacional de Salud (CNS).  Las víctimas denunciaron  e identificaron  al médico A. Q. como el responsable  del traslado ilegal  y el  cobro irregular, ya que trabajaba en ambos nosocomios.        

Según una de las pacientes afectadas, E. C., quien prefirió guardar su nombre en reserva,  se enteró que padecía cáncer de   cuello uterino grado B2 en la segunda semana de febrero del año pasado en el Hospital de Clínicas de La Paz. “En ese momento   (el médico A. Q.) me propuso realizar un tratamiento en el seguro de la Caja Nacional de Salud (CNS) para que reciba  una pronta atención en el tratamiento de Radioterapia”, recordó.

Este medio buscó a las autoridades regionales de la CNS y al médico que fue acusado por los pacientes, pero no tuvo éxito.

E. C.   afirmó que para iniciar el tratamiento pagó 5.000 bolivianos  a pedido del galeno. Las sesiones comenzaron el 15 de febrero y concluyeron el 24 del mismo mes del año pasado.  “Luego me indicó que entre en reposo  y que espere la reprogramación del tratamiento de braquiterapia en la CNS, por lo que textual me dijo, ‘no hay problema del tiempo, porque ya está muerta (la célula maligna), ya está matada y la enfermedad ya está detenida”.

Desde esa fecha y pese al pronóstico del médico, E. C. contó que no realizó   el tratamiento de braquiterapia y en la actualidad su salud está demasiado deteriorada. “Avanzó al punto de que no puedo hacer mis necesidades biológicas, no puedo estar de pie y el dolor es insoportable”, dijo.  

Aseguró que después buscó a otro especialista y le indicaron que inmediatamente después del tratamiento de radioterapia se debe realizar la braquiterapia. Y no esperar seis meses para tener un diagnóstico certero y no como  el galeno A. Q. le aconsejó.

Por ello, la paciente exigió al galeno “que se haga responsable de su mal proceder” y se haga cargo de los gastos para mejorar su salud. “Su proceder no fue ético ni profesional”, dijo. 

La mujer envió una carta al médico el 20 de diciembre de 2017 para exigir una indemnización, caso contrario  acudirá a la Unidad de Transparencia de la CNS, al Ministerio Publico y otros.

No es la única denuncia que surgió contra este  especialista. M. A., hija de una de las víctimas, contó que   su papá se enteró que sufría    cáncer de próstata en 2011 en Cobija (Pando).



Según M. A., por su trabajo, su papá  tenía un seguro privado, pero no contaba con los servicios necesarios para atender este mal. Entonces, inició  el  cambio de  seguro al de la CNS. Sin embargo, para ganarle al tiempo y a la enfermedad, su progenitor  consultó con amigos para ver qué médico  podía atenderlo. Le dieron la referencia de que busque al radio-oncólogo, José Sosa, en el Hospital de Clínicas, pero lamentablemente no estaba ahí y por ello, lo atendió A. Q.

En este hospital  el galeno le dijo que podía atenderle de forma particular, siempre y cuando pague 300 dólares para que le realicen el tratamiento, en el Hospital Obrero. “Eso es tráfico de pacientes”  dijo M. A., quien aseguró que al no contar con otra alternativa aceptó el trato, además porque su papá estaba realizando el trámite para asegurarse a la CNS.

“No entiendo cómo, pero los técnicos del Obrero le hacían pasar y le realizaban el tratamiento. En ese periodo le hicieron ocho sesiones”, resaltó la mujer.

Después de un tiempo salió el documento de asegurado del papá de M. A., quien indicó que como coincidencia su papá fue atendido por el mismo médico . “Ahí quería cobrarle de forma particular, pero mi papá ya estaba asegurado”,  dijo  y recalcó que ya no dieron más dinero al galeno. 

Luego de una evaluación, se  reportó que  la salud del papá de M. A.  estaba deteriorada. “Le volvieron a realizar el  tratamiento de radioterapia y le hicieron 15 sesiones más”, dijo. 

Sin embargo,  según la mujer, su papá tampoco  recibió  un buen tratamiento ni siguió los protocolos de atención correspondientes. “El doctor hizo uso indebido de bienes del Estado, porque él ingresaba a los pacientes por la puerta de Emergencias, indicando que ya habló con los técnicos, ‘así que vienes a tal hora y listo’, por lo que le hacían las sesiones sin indicarle los cuidados correspondientes”, sostuvo.

En la actualidad, en la historia clínica de su papá, no se registraron las primeras siete sesiones que hizo en el mismo nosocomio y su salud está muy deteriorada. Por ello, solicitó a las autoridades de la institución que investiguen estos casos.

El radiooncólogo A. Q. fue denunciado por corrupción en el Hospital de Clínicas, ya que cobró a una paciente 8.000 bolivianos y solicitó otros 4.000 más para entregarle los resultados de su tratamiento. El caso fue derivado al Ministerio Público y el Ministerio de Salud anunció  una  investigación  sobre este tema. 

Además, Salud  solicitó al Servicio Departamental de Salud (SEDES)  de La Paz auditorías económicas y médicas del Hospital de Clínicas, caso contrario anunció la intervención en la Unidad.///


Notas Relacionadas