Banner YPFB
El tiempo
     Santa Cruz

Opinión

No digan que nos quieren…
Por: Carlos Subirana

LAS OPINIONES EXPRESADAS POR LOS COLABORADORES SON PROPIAS Y NO LA OPINIÓN DE KANDIRE
,

Las declaraciones del gobernador de Cochabamba, Ivan Canelas, nos muestra una cruda realidad boliviana, las personas del occidente no nos quieren a los cruceños.


Somos “personas extrañas a ellos”, dice el neo colonial Canelas que pertenece a una de las más rancias familias de la oligarquía cochabambina.

 

En el partido nos dicen compañeros o hermanos, pero solo existe odio y desprecio hacia nosotros.


Dicen que somos parte del Estado Plurinacional, pero solo somos extraños para ellos, y es que al final somos como parias en nuestro propio país. Somos una minoría sometida como los Kurdos por Sadam Hussein en Irak.

 

Ivan Canelas se olvida que el extraño puede ser él, ya que no es ni originario ni campesino, sino un connotado miembro de una casta que domina Cochabamba, que dicho sea de paso es la única oligarquía intacta en los 12 años de “revolución democrática y cultural” además de tener presencia en las más altas esferas de gobierno.

 



Basta solo comparar el tratamiento que el Estado nos da: Canelas cometió un delito de orden público que busca restringir un derecho constitucional de circular libremente por el territorio nacional y está impune, quizás felicitado por los de su clase social que comparten ese sentimiento; en la otra acera una señora de la tercera edad y un profesor suplente que cometieron un delito de orden privado por insultar y ofender a personas del occidente; ellos a diferencia de Canelas han tenido hasta que declararse locos para no ir presos ante la implacable acción de la justicia y los medios, si hasta medios de mi propiedad que repudiamos el racismo y la discriminación.

 

Somos tratados como si fuéramos una colonia de las naciones quechua y aimara.

 

Esto también se observa en la muerte de un joven alteño estudiante de la UPEA y una mujer cruceña que trabajaba en una joyería en Santa Cruz, en ambos casos la responsabilidad recayó en miembros de la policía; en El Alto el imputado fue presentado a pocos días del hecho, mientras que en Santa Cruz ya pasó el año y nada. Así es la diferencia entre Bolivia y la colonia o dicho de otra manera los ciudadanos tienen más derechos y nosotros los extraños o colonizados, tenemos menos o quizás ningún derecho.

 

Hay que reconocer los buenos resultados del gobierno en materia social, macro económica, desarrollo humano, nadie puede discutir de los indicadores que muestran un espectacular progreso del país.

 

Por mi parte seguiré apoyando al presidente Evo Morales, lo único que pido es que no digan que nos quieren…