Banner YPFB
El tiempo
     Santa Cruz

Opinión

Erradicación Gubernamental
Por: Daniel Merchán

LAS OPINIONES EXPRESADAS POR LOS COLABORADORES SON PROPIAS Y NO LA OPINIÓN DE KANDIRE
,

El genocidio y lesa humanidad como delitos internacionales a la luz de la existencia del derecho penal internacional y las nociones que hoy se tienen sobre distintos casos en el mundo, no solo el holocausto, se definen como la aniquilación, exterminio o tortura sistemática y deliberada de un grupo social por motivos raciales, políticos o religiosos, y de hecho así lo estipula el principal referente moderno sobre este particular, que es el estatuto de roma como tratado vigente, ahora bien, para llegar a ese punto pueden suceder muchas cosas, por lo general se identifica más fácilmente en guerras civiles, o conflictos militares donde intereses gubernamentales actúan de manera directa o indirecta por medio de la fuerza, para diezmar a grupos adversos o considerados como incomodos a saber de un proyecto político totalitario, tales formas han generado grandes masacres como Srebrenica en el proceso de disolución de la ex Yugoslavia, la solución final bajo la Alemania Nazi, el desastre sin freno entre Hutus y Tutsis en Rwanda, o en un plano un tanto más actual el uso de armas químicas contra civiles en Siria, además del infierno que viven los Rohingyas en Birmania ante una persecución incesante.

 

Como sea que fuere, estamos hablando de acciones de estado que estuvieron o están dirigidas a la erradicación de un grupo social, por razones étnicas, políticas, religiosas, etc, completamente fútiles por cierto, pero que sin duda han generado enormes daños al concepto de derechos humanos y a la vida integralmente, sin embargo, nos encontramos con escenarios que comparten métodos de algún modo, pues ubican con su accionar una estrategia  identificable para ejecutar tales objetivos, lo que llama la atención en un caso puntual como Venezuela, pues no existe una directriz oficial concentrada a resolver el desastre humanitario, por el contrario, hay todo un recetario de políticas públicas y “planes sociales” diseñados para fallar en su meta inmediata, pero si para lograr agravar males mayores que vienen erradicando las posibilidades de sobrevivir de muchos venezolanos, es así como múltiples controles de cambio y de precios, aumentos de salario mínimo sorpresivos y confiscaciones de empresas , no han logrado en lo absoluto enderezar la maltrecha economía nacional, pero sin han permitido el desborde del mercado negro cambiario, el crecimiento desmedido de la hiperinflación y con ello la destrucción del poder adquisitivo de la población, aunado a la escasez de productos, tema para el que el gobierno resolvió un plan de entrega de comida controlada denominado CLAP, que consiste en paquetes reducidos de alimentos de la cesta básica, por cierto de baja escala nutricional, a cambio de completa fidelidad política, auditado con un mecanismo digital llamado carnet de la patria, sin el cual no se recibe ningún tipo de asistencia del gobierno, incluido el acceso a medicinas que también han desaparecido en grandes proporciones.



 

Si a lo ya descrito se le suma políticas de reconversión monetaria que han dejado a los venezolanos sin manejo de papel moneda o efectivo en la situación de mayor hiperinflación de la historia, lo que se obtiene es un caos que solo puede ser calificado como una catástrofe humanitaria que viene provocando una migración que ya se cuenta por millones en desbandada hacia otras latitudes, y el colapso interno de todo el aparato público y privado de una nación, la cual paso de ser una sociedad medianamente prospera en una época, a un caso de alerta roja mundial con necesidades de rescate urgente, lo que no es aceptado de ninguna forma por el gobierno, y se insiste por encima de cualquier otro argumento en mantener un control férreo y auto flagelante de la economía con el único fin de conservar a como dé lugar el poder político, pues a costa de la hambruna, la miseria, el desempleo, enfermedades sin respuesta, migraciones forzadas y sin olvidar la dosis tradicional de represión por la fuerza a cualquier manifestación o protesta disidente, que se viene llevando innumerables vidas por delante y libertades de presos políticos, alcanzan la dominación de todo un país, pero al mismo tiempo erradican su existencia humana como está concebida en el derecho internacional moderno y se violan sus preceptos fundamentales.

 

Por tal motivo, nos encontramos no únicamente frente a un estado fallido, que por consecuencia de lo expuesto ya lo es, sino que también estamos frente a un estado forajido, cuyo efecto es aún más peligroso, pues representa una amenaza latente para quienes viven dentro de él, y para el resto del planeta ya que aloja un serial de riesgos, ya que ignora toda recomendación que se le hace desde la comunidad internacional organizada, lo cual deriva en diversas sanciones y aislamiento, y paulatinamente en choques mucho más complejos, es un caso donde se han fusionado e innovado maneras de asaltar y desconfigurar el orden interno, pues se trata prácticamente de una situación comparable al secuestro de rehenes en un banco, cuyos perpetradores han sido rodeados, pero que manejan el destino de cada vida bajo sus designios, el secuestro de todo un país es claramente algo difícil de digerir y de abordar, por los que los desenlaces pueden ser muchos, pero ciertamente constituye un nuevo escalafón en los delitos de lesa humanidad, un caso de estudio muy peculiar para el futuro, por lo que no es de extrañarse que la propia fiscal de la corte penal internacional y también la OEA remitieran la investigación al seno de este sistema judicial internacional, y con ello dar el primer paso para lo que será el relato y dictamen documentado de uno de los mayores crímenes de la historia contemporánea, y una lección de cómo lo inimaginable puede producirse en tiempos de relativo desarrollo, cosas que suelen suceder ante la mirada atónita del mundo, cuando algunos gobiernos deciden marchar por sobre los intereses de sus propios pueblos y vulnerar cualquier barrera de conciencia y racionalidad humana.



Otras Opiniones del Autor

“Migración Venezolana es abrumadora, la hospitalidad global llegó a su límite”
Por: Daniel Merchán

 07 Aug 2018  En reciente encuentro con los agentes miembros del circulo de análisis migratorio (CAM) el abogado Daniel Merchán especialista en el área de relaciones internacionales y asesor en derecho migratorio del grupo @GenteMigrando se ...

Democracia en tiempos de crisis
Por: Daniel Merchán

 27 Feb 2018  Hablando de democracia es oportuno recordar su valor universal, pero al mismo tiempo recordar las carencias democráticas que posee el mundo actual, los retos a futuro y sus precedentes históricos, bien señalaba la carta ...

De la Desesperanza Aprendida a la Resiliencia Social
Por: Daniel Merchán

 27 Jan 2018  La desesperanza aprendida o indefensión aprendida, es un concepto que acuñó hace varios años el psicólogo Martin Seligman para definir el estado en que las personas se sienten absolutamente indefensas y experimentan una ...