Banner YPFB
El tiempo
     Santa Cruz

L Local

Video confirma que médico Javier Orozco fue impactado por una de las cabinas del teleférico, lo que le provocó la muerte en La Paz

hace 3 mese(s)

,

Un video difundido  muestra  otra versión de la muerte  del médico Javier Orozco  de 67 años en  la estación de  la plaza Villarroel de la línea Blanca del teleférico. En el  audiovisual se  observa  el lugar por donde ingresa el galeno y el momento en que es impactado por  una de las cabinas.

Las imágenes muestran  cómo   Orozco  ingresa  con  facilidad a las jardineras que están delante de la parada la línea Blanca del teleférico y tranquilamente con mochila al hombro camina por un muro de cemento,  donde se observa  que  es golpeado por una cabina  de la línea Blanca que llegaba a la estación de la plaza Villarroel. El golpe causa  la caída del médico al  sótano (como el personal del teleférico llama a ese lugar),  que tiene aproximadamente   una altura de cuatro  metros. 

El tragedia ocurrió el miércoles a las 14:14 en dicha estación.  Unas cinco horas  después,  Mi Teleférico lamentó la muerte del médico a través de un comunicado  e informó que este hecho sucedió en un “área restringida” y no en la zona donde se embarcan las personas para acceder al servicio de transporte por cable.

El jefe de la División de Homicidios de la Fuerza  Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC),  René Tambo, soltó una hipótesis: el médico   habría burlado la seguridad de la línea Blanca  y luego, por depresión, se lanzó de una altura de aproximadamente cinco  metros y murió.

Agregó que el galeno “estaría deprimido” porque padecía una insuficiencia renal crónica.   “De pronto el señor mismo se haya caído o se haya lanzado”.    

Según Tambo, para realizar la investigación, se recurrirá a  las imágenes de las cámaras de vigilancia, las declaraciones del personal del teleférico  y  testigos.  

En la tarde, la Fiscalía  llegó a la parada  de la plaza Villarroel de la línea Blanca   para realizar una inspección. “Se registró el lugar del hecho”, dijo  el fiscal  Tomás Choque e indicó  que aún  se realizarán otras pericias para determinar las causas del hecho.



En  la estación de  la plaza Villarroel de la línea Blanca del teleférico, donde  ocurrió la tragedia, la empresa estatal  dobló su personal de seguridad. Un panorama similar se vio en las estaciones de las líneas Naranja y Roja.   Página Siete visitó  ayer el lugar y evidenció que en las paradas de las líneas Blanca, Naranja y Roja había de dos a tres guardias distribuidos  en el ingreso al área de abordaje y  boletería.

En  el lugar de la tragedia, se vio un   cuarto guardia que cuidaba    el área de desembarque. En días anteriores, en  las tres líneas,  había un guardia en cada estación y solo cuando   había gran afluencia de gente había  hasta dos.  
   
El personal del teleférico y los guardias de seguridad  estaban más atentos  con  la gente.

Apenas un usuario recibía su boleto, los funcionarios  le indicaban, de una forma amable, por dónde debía dirigirse para subirse a  una cabina.  Cosa que antes si bien había,  pero no era tan minuciosa. 

Jaime Archondo, catedrático de la Universidad Salesiana, dijo que conoció a Orozco.  “Él era un médico reconocido”, contó.

Enfatizó que no hay una buena señalización en la estación de la plaza Villarroel de la línea Blanca y que él mismo, días antes, se perdió en el lugar. “Cuando yo bajé de la   última parada de  línea Naranja, sólo quería ir a la plaza, al salir  bajé unas gradas suponiendo que la salida era por ahí, y llegué a la entrada de la línea Blanca,  donde les dije que solo quería salir de la estación”, relató.  

Al igual que Archondo, ocho  usurarios de este sistema de transporte   indicaron que   el teleférico debe  poner  más señalización y personal que ayude a la gente a desplazarse.  

“Deberían colocar más personal de seguridad, hoy fue la primera vez que vi guardias en la línea Blanca”,  dijo  Patricia Bustillos, una de las  usuarias. Otra pasajera, Paola, resaltó que el personal del teleférico debería estar atento en guiar a la gente y no distraerse con otras cosas. “Ellos deberían estar atentos a las personas  que  entran y salen. Varias veces que pasé los vi  charlando, no se percataban que había gente extraviada”, afirmó. ///


Notas Relacionadas