Banner YPFB
El tiempo
     Santa Cruz

E Entrevista

Samuel Doria Medina: "Estoy dispuesto a competir en las elecciones, pero si hay otro candidato con más apoyo, lo respaldaré"

hace 6 mese(s)

,

Samuel Doria Medina, el jefe de Unidad Nacional, cree que antes de hablar de candidaturas se debe lograr que Evo Morales respete el resultado del 21 de febrero de 2016. Sin embargo, dice que llegado el momento competirá por la candidatura opositora  y que, si hubiera otra figura que tenga más apoyo que él, le dará su respaldo. Sin embargo, va descartando opciones y, en su análisis, él termina siendo la opción frente al MAS.

¿Será candidato en 2019?

El tema fundamental por el que estoy preocupado y en el que estoy trabajando, y creo que es la preocupación de los bolivianos, no es el de las elecciones, sino que se respete el voto del 21 de febrero. Si no se respeta el voto la democracia se acaba. ¿Qué sentido tendría en este momento hablar de candidaturas, de frentes, cuando la democracia está en peligro? Para mí sería hacerle el juego al oficialismo. Si no se respeta el 21 de febrero, lo más probable es que no van a respetar el resultado de las elecciones. Yo he sido claro varias veces en sentido de decir que voy a competir, pero este no es el momento. En este momento tiene que haber  unidad para la resistencia, después vendrá una unidad electoral.

¿Hay unidad para la resistencia?

En este momento la unidad para la resistencia está funcionando. Funcionó para el 21 de febrero, por eso pudimos ganar y como hemos visto el (último) 21F en todo el país, la gente ha salido y se ha pronunciado y yo creo que en general nadie ha tratado de aprovecharse del tema. Ese es un tema de todos, del pueblo, no es un tema partidario.

¿Usted cree que aún es posible hacer algo para frenar la candidatura de Evo?

Yo creo que ese objetivo es fundamental y hay múltiples escenarios. Estamos viendo  que donde vaya Evo Morales la gente le tiene que hacer recuerdo que “Bolivia dijo No” y eso se está cumpliendo. Cuanto más insista Evo Morales en desconocer el 21F, más se va a ir desmoronando su apoyo. Evo Morales está debilitado y ya no tiene apoyo. Va a venir un cambio, no tengo duda, pero no somos adivinos para saber el momento exacto y la forma.

¿Usted cree que Evo Morales entregará la banda presidencial? ¿O es que habrá confrontación?

No podemos hacer ficción política, pero hay un deterioro acelerado de la confianza en el Presidente y también en la intención de voto. Muchos pensaban que Evo Morales podría llegar con alrededor del 20% a 2019, pero por lo que se está viendo eso puede ser incluso optimista. En ese escenario, pueden aparecer unos ponchos rojos y un grupo de militares patriotas entre comillas que quieran evitar que haya elecciones y quieran Asamblea Constituyente; pero eso no les va a permitir la población. Entonces, puede ser que haya un desenlace complejo en las calles. Puede ser que la presión de todo el país los haga retroceder, como ya lo han hecho  en algunos conflictos. Han demostrado que no son suicidas.

¿En qué basa su confianza? Se dice que el MAS tiene el 30% de voto duro.

El año pasado tenían posiblemente un voto duro de alrededor de un 30%, pero yo he leído un análisis de Gonzalo Flores, que decía que esta situación ha cambiado. Él menciona que el presidente Morales tiene 11% de confianza y el Gobierno menos y García Linera mucho menos. El otro dato que menciona es que en la intención de voto que es 24%,  a las personas que dijeron que votarían por el MAS, les preguntaron si tienen seguridad de votar por Evo Morales y solamente el 50% tiene certeza. O sea, del 24 tendría el 12%. Es decir, de acuerdo a una encuesta que han hecho ellos, tienen un voto duro que está alrededor del 11 o 12%.  Claramente yo veo  que están cambiando  cosas que parecían constantes.

Si ese fuera el caso, ¿dónde ha virado el 89% restante?

Es un proceso. Creo que hay un porcentaje importante que aún dice que no sabe o no responde o no identifica a ninguno y el otro porcentaje está distribuido entre la oposición.

Como no hay una única oposición, ni un líder que destaque, ¿cuál cree que debería ser la estrategia de este bloque?

Yo veo normal el hecho de que todavía no esté claro ese panorama porque a la población en este momento no le interesa quien va a ser Presidente, la población está absolutamente clara de que no quiere que Evo siga.

Por el contrario, ya se percibe una gran incertidumbre sobre el futuro. La gran pregunta de la gente es, ¿si no es Evo, quién?

Cuando hay un fin de una etapa, la población es muy cuidadosa, es muy conservadora. Ya sabemos que la población no va a querer hacer experimentos, va a querer que la conducción del país vaya por el centro, que se mejore, que se hagan cosas que no se han hecho, pero no quiere que se comience de cero. La población no busca probar algo, por eso en su momento la figura de Carlos Mesa fue una figura que creció, pero él ha sido muy claro, no le interesa.

¿Está descartando a los movimientos ciudadanos? Si bien ahí no se vislumbra un líder, sus voceros han expresado que quisieran algo nuevo, que no quisieran lo viejo conocido ni a Evo.

La política no es pues como cambiarse camisa de un día al otro, la política toma tiempo. Yo tengo un amigo que utiliza un ejemplo muy interesante del fútbol. Dice que pese a que el Strongest y el Bolívar tienen problemas, son los dos equipos más conocidos. Qué pasa si viene alguien y dice ya no queremos al Bolívar y al Strongest, vamos a hacer el equipo La Paz Maravilla, perfecto, pero le va a tomar mucho tiempo. Lo mismo pasa con los partidos políticos, no es algo que se pueda lograr de la noche a la mañana. Creo que los movimientos ciudadanos van a participar, pero su momento estelar no lo van a tener ahora.

¿Usted ve el escenario dividido en dos? ¿Evo sería como el Bolívar, mientras que usted y otros políticos de siempre serían como el Tigre?

Pero, a ver, eso de políticos de siempre... Yo he sido ministro dos años. Gente que vive del Estado 20 años.

¿Se está refiriendo a Revilla?

Entre otros. Evo Morales vive del Estado 25 años, Revilla 20 años, y quieren hablar de renovación. Además, eran del mismo bando. Revilla estaba en un partido que  apoyó a Evo Morales, que fue cómplice en la Constituyente, que fue cómplice en la primera reelección mañosa de Evo Morales y ahora nos quieren hablar de renovación. ¡Por Dios!

Revilla cree que la gente ya no quiere a los tradicionales como usted y a los otros miembros del grupo de los seis.



De qué renovación puede hablar un señor que ha estado dos gestiones de Presidente del Concejo, dos gestiones de Alcalde, 20 años que vive del Estado, muy similar a Evo Morales que ha sido 10 años diputado y ahora 13 años de Presidente. Además, nosotros hemos estado en la oposición los últimos 12 años, sufriendo los juicios y los problemas que conlleva ser opositor en esta época. Los que estaban en el Gobierno, ahora nos dicen que son renovación. ¡Por favor!

Entonces, si quitamos a Evo, a Revilla y a los movimientos ciudadanos, ¿sólo quedaría Samuel Doria Medina frente a Evo?

No, yo no desestimo, pero lo que estoy planteando es que vengan,  es bueno por la democracia, que surjan otras figuras, pero toma tiempo, no es de la noche a la mañana, es mi experiencia. Construir un instrumento político con presencia nacional no es pues de la noche a la mañana.

¿Hay posibilidad de una candidatura nueva dentro de UN? Se habla de Soledad Chapetón por ejemplo.

Yo soy demócrata, yo voy a competir y si es que hay alguien que tiene más apoyo que yo, lo voy a apoyar, dentro o fuera.

¿Y cómo se va a dilucidar eso? ¿Con primarias?

Habrá que ver hacia adelante porque no es un tema solamente que nosotros propongamos, con lo que yo llamo primarias a la boliviana, y yo creo que eso va a ser el próximo año.

¿Qué significa primarias a la boliviana?

Si supiera...

A usted le critican porque paga las encuestas, tiene el aparato  partidario, es el líder y termina siendo nuevamente usted el candidato.

Está claro  que yo estoy dispuesto a competir, lo ideal sería que surjan varios candidatos, varios posibles candidatos y democráticamente se vea quien es el que tiene más apoyo.

Usted cita los 12 años de una dura oposición. ¿No le parece suficiente para probar que usted no pudo frenar al MAS y que no podrá hacerlo próximamente?

Nosotros hemos ido avanzando y en la última elección hemos logrado un 25% (24,2) de la votación, está claro  que si hubiera habido unidad en esa elección, el MAS no hubiera tenido los dos tercios que son tan dañinos, es un crecimiento muy fuerte.

¿Eso quiere decir que otra vez va a apostar por la unidad en este proceso electoral?

Les reitero, estamos en el momento de unidad para la resistencia, el próximo año habrá que ver, sería un absurdo que haya cinco candidatos de la oposición y uno del MAS, pero la población se ha dado cuenta en 2014 y no va a permitir que haya varios candidatos y los va a castigar duramente. Juan (Del Granado) estuvo en contra de la unidad y perdió la sigla de su partido. La población plantea que debe haber unidad, no es un tema de los políticos, el tema de la unidad es un tema de la población.

¿Con quiénes tendría afinidad para lograr la unidad? ¿Con Rubén Costas por ejemplo?

Con Rubén hemos trabajado, tenemos una bancada de ambos partidos, tenemos un diálogo permanente, entonces no hay duda de que Rubén es un actor importante en el oriente. Yo no tengo vetos para nadie.

Es curioso, pero Revilla también cita a Rubén entre sus afines. Usted cita a Rubén como su afín. Y resulta que Leyes, que es del partido de Rubén, ha dicho que el próximo Presidente va a ser un demócrata.

Yo no tengo vetos, no soy una persona que construye muros. Yo creo que mucha gente que  se ha dado cuenta que se equivocó con Evo va a venir con nosotros y va a ser bienvenida.

El Gobierno suele decir que los movimientos ciudadanos están impregnados de partidos tradicionales, en alusión a Unidad Nacional. ¿Cuánta participación tiene su partido en esos movimientos? ¿Les da plata?

Les doy plátanos. (Ríe haciendo referencia a la distribución de bananas que hizo en el bloqueo del 21F). Después del 21 de febrero del año pasado, nos hemos acercado a ellos y hemos trabajado, incluso para el 21F de 2016 nosotros hicimos una encuesta y compartimos esa encuesta con varios grupos ciudadanos, trabajamos de manera conjunta y obtuvimos el triunfo de manera conjunta, fue un triunfo de todos. En algunos aspectos, los movimientos tienen fortalezas, pero para el control del voto por ejemplo tenemos claramente una mayor fortaleza que los grupos ciudadanos. Gracias a esa gente experimentada pudimos hacer un buen control el 21F y una elección se puede perder si no hay control. Después de febrero de 2016, hemos empezado a trabajar de manera conjunta a través de la Fundación Pasos Kanki, donde hemos invitado a todos. Hay grupos ciudadanos con los cuales hemos tenido trabajo mucho más activo, hay otros que quieren hacer un proyecto partidario, que obviamente no están con nosotros, y hay otros que tienen una visión puramente de la calle, que no es sana. Trabajamos con los grupos ciudadanos, pero no les damos plata, plátanos les damos, encuestas. Para el nulo, para el voto judicial, yo personalmente he ido a una reunión con todos los grupos ciudadanos y les he expuesto los resultados de nuestra encuesta.

¿Cuál es la propuesta al país de su proyecto político?

La experiencia en la política muestra  que la propuesta no es fruto de un iluminado o de un asesor. Hay que escuchar y hay que recoger la propuesta de la población y yo creo que en estos últimos años ha salido muy claramente qué es lo que quiere la población. Quiere una democracia distinta, donde se respete el voto, donde haya separación de poderes, donde se construya institucionalidad. Otra preocupación es la economía porque se percibe que el Gobierno no ha aprovechado adecuadamente las circunstancias. La salud, que  se ha dejado de lado 12 años. La corrupción, que ha tenido un crecimiento exponencial. Después el tema de la justicia, que pide a gritos solución, yo alguna vez le he dicho a Juan del Granado, yo le encargaría a él que sea el que resuelva el tema de la justicia. Y el otro tema increíble es el de las cárceles, y hay solución, hay una cárcel en Viacha (Calahuma) que funciona muy bien, donde la reincidencia es de sólo 16% mientras que en las demás es de 90%. Y la última preocupación es que Bolivia no quiere un estado centralizado. Son cinco puntos que la población nos ha dicho claramente que se aplique.

Por una fórmula unitaria, ¿usted podría resignar una aspiración personal para presentar una sola opción al país frente al MAS?

Estoy dispuesto a competir, no es que alguien va a decir que sea fulano, eso sería retroceder. Veamos qué dice la población, en el momento oportuno. Si yo no soy ese,  voy a apoyar al que sea. Ya he sido candidato, no me interesa ser candidato otra vez. Estoy dispuesto a competir. Cuando uno está dispuesto a competir, sabe que puede perder o que puede ganar.///


Notas Relacionadas