Banner YPFB
El tiempo
     Santa Cruz

E Entrevista

Juan Del Granado: "El 21F es un elemento de agotamiento en el MAS"

hace 6 mese(s)

,

Juan del Granado, exalcalde de La Paz, sostiene que ha empezado a conformarse un bloque nacional democrático, cuyo punto de partida es el referendo del 21 de febrero de 2016. 

“El 21 de febrero es una especie de elemento revelador de al menos cuatro elementos a su vez centrales. El primero es el agotamiento del MAS”, afirma Del Granado.  

El exalcalde agrega: “Este proyecto que empezó hace más de una década se ha agotado, se ha vaciado de sus contenidos. No es el momento aún de evaluar las luces y las sombras, pero más allá de que ambas que existido,es un proyecto estatal que se ha agotado por el vaciamiento;  se han vaciado los contenidos éticos,  democráticos,  institucionales, e incluso se han vaciado contenidos de carácter indígena y plurinacional”.

El 21F, según el entrevistado, también revela   la conciencia democrática estructural de la gran mayoría de los bolivianos que concurren a ese evento y que luego lo defienden; y da cuenta, además,  que  no se han resuelto los problemas medulares del país (el empleo, la inseguridad, la corrupción…).   

El agotamiento del que habla Del Granado, da lugar  a  la formulación de nuevas propuestas, de nuevas alternativas, “de nuevos momentos estatales porque Bolivia no se pueden agotar con el agotamiento del MAS”.

El político afirma que  tiene simpatía por el bloque nacional democrático, por la disidencia indígena originaria (por ejemplo la liderada por Damian Condori o de los orginarios de tierras bajas), por los Demócratas de Rubén Costas; pero  dice que sus mayores simpatías están vinculadas a SOL.bo y a Luis Revilla.  

¿Cómo observa el escenario político? ¿Qué es lo que principalmente revela el 21F?

El 21 de febrero está marcando un momento de cambio de sentido común y por lo tanto estamos hablando del agotamiento de una fase estatal y sin duda estamos viendo el anuncio de otra que viene por delante.  Hay una otra proyección del 21 de febrero. El  decurso del 21 de febrero del año 2016 generó  un cambio en la correlación de fuerzas. El MAS se ha convertido en minoría electoral.

¿Qué diría para graficarlo más? El bloque gubernamental, el bloque populista ha empezado un proceso muy visible de desagregación, de debilitamiento y decadencia, para repetir las palabras de nuestro Vicepresidente y por otro lado el 21 de febrero, con motivo de esta modificación de la correlación de fuerzas ha aparecido una mayoría ciudadana en contra del Gobierno, pero sobre todo ha empezado a conformarse un bloque nacional democrático.

La nueva correlación de fuerzas está gráficamente expresada en una minoría estatal gubernamental burocrática, poderosa, pero una minoría ciudadana; y por otro lado una mayoría ciudadana que empieza recién a articularse y a conformar un bloque nacional democrático. 

Teniendo en cuenta el  agotamiento del que habla ¿hay lugar para una visión optimista? 

No es éste el primer agotamiento que vivimos en el país. Se agotó el Estado del 52. El Estado del 52 no pudo resolver los problemas estructurales del país. Después de esto, mucho menos las dictaduras, que no constituyen un periodo, una forma estatal, pero sí fue una forma de dominación. 



Después viene el periodo neoliberal, que duró 20 años y que se consumió  al extremo de que el país, la comunidad de la cual se había divorciado la conducción gubernamental, se agotó de tal manera que el distanciamiento entre Estado y sociedad fue definitivo al punto que el año 2003 la sociedad lo metió a Gonzalo Sánchez de Lozada a empujones a un helicóptero. 

Hablo de 70 años en los que hemos tenido dos, tres agotamientos y el país no se ha agotado, tuvo las energías suficientes para relanzar propuestas, otro tipo de soluciones e ideas, otros líderes y esto es lo que va a ocurrir ahora;  por eso mi visión es optimista. 

¿Cómo se puede construir un bloque democrático y  evitar las alianzas fallidas? 

El elemento que tiene que consolidar el bloque democrático es la defensa del voto popular, la defensa del 21 de febrero, el restablecimiento pleno de la vigencia constitucional,  hoy día rota por  ya no  solamente  el autoritarismo y el hegemonismo, sino rota por el prorroguismo. Entonces,  el bloque democrático tiene su base, su sustento y su razón de despliegue, y por tanto de consolidación, en la defensa del voto del voto popular del 21 de febrero. 

Pero es obvio que de ese componente hay que desplegar los componentes del 21 de febrero ¿Cuáles son? La unidad y la renovación. 

Cuando hablo de la unidad habló de la unidad que tenemos que labrar, consolidar, proyectar en el territorio de país: de oriente a occidente, incluido el sur. 

Cuando hablo de unidad hablo de unidad de los sectores sociales: las clases medias no pueden ir separadas de la disidencia indígena originaria, que cada vez es más vigorosa. Te hablo entonces de una unidad social;  y sin duda tenemos de hablar de una unidad política: los partidos no pueden ir divorciados de las emergencias ciudadanas, de los nuevos liderazgos, pero en ningún caso hablo, pensando en esta visión de los contenidos del 21F y de las proyecciones de esos contenidos,  de la juntucha de partidos que se reúnen meses antes de la elección. 

El otro componente es la renovación y cuando hablo de renovación no solamente hablo de la renovación de los liderazgos. Yo soy un promotor de la renovación. Fui 10 años Alcalde y podía quedarme 10 años más, pero ahí está Lucho Revilla, a quien promovimos para que él encabece la continuidad, pero sobre todo la renovación.

Esta es la renovación, renovación programática, renovación moral , renovación ideológica, pero también, claro, renovación de liderazgos. Estos son los elementos que explican el 21 de febrero. 
 
¿Cómo deberá definirse el candidato del nuevo bloque? 

No, el bloque nacional democrático no se va a constituir en base a candidaturas; emergió con el 21 de febrero y su consolidación está cifrada en la posibilidad de derrotar al prorroguismo, restablecer la vigencia de la Constitución, echar abajo por todos los medios democráticos posibles lo que denominé el fallo infame del 21 de noviembre.  

¿Cómo se hará para encontrar puntos de encuentros con los colectivos ciudadanos, que desconfían de los partidos? 

El bloque nacional democrático tiene tres grandes vertientes. La vertiente ciudadana, que es preferentemente urbana; la vertiente de la disidencia indígena originaria y la vertiente político-partidaria. Tienen dificultades para confluir pero están obligadas a hacerlo si es que son consecuentes con la defensa de la Constitución, del voto popular y, a partir de ello, de la dirección estatal que a esa defensa hay que darle porque se agotó el proyecto estatal del MAS. Entonces, hay que  iniciar la construcción de un proyecto alternativo. ///


Notas Relacionadas