Banner YPFB
El tiempo
     Santa Cruz

Opinión

Uso y abuso del sistema interamericano
Por: Héctor Arce Zaconeta *

LAS OPINIONES EXPRESADAS POR LOS COLABORADORES SON PROPIAS Y NO LA OPINIÓN DE KANDIRE
,

Hace unas semanas, la agrupación política Demócratas presentó una petición de medida cautelar ante la Comisión Interamericana de Derecho Humanos (CIDH) contra la Sentencia Constitucional de 084/2017, que efectiviza la ampliación de los derechos políticos a todos los ciudadanos en base al derecho internacional y en armonía con la práctica de varios Estados. Acción  promovida por una especie de litis consorcio opositor conformado por expresidentes, legisladores de oposición y al que recientemente se sumaron exdefensores del pueblo. Alianza que busca evitar la participación del presidente  Evo Morales en las justas democráticas del año 2019, a fin de dar esperanzas a sus deficientes y poco claros proyectos políticos.

 

Si bien debe respetarse el derecho de las personas a usar todos los mecanismos jurídicos a fin de hacer prevalecer sus pretensiones; el litis consorcio opositor sigue errando su camino.  Al respecto tres criterios elementales comprueban lo aseverado.

   
Primero, debe recordarse que el sano propósito de las medidas cautelares es proteger derechos esenciales ante situaciones de gravedad, inminencia y urgencia que presenten un riesgo de engendrar daños irreparables a las personas. Así, del análisis de la jurisprudencia del sistema interamericano, se establece que dicha irreparabilidad se encuentra íntimamente ligada a la protección de los derechos a la vida y la integridad personal (caso de los “Niños de la calle” -Villagrán Morales y otros. Sentencia de 19 de noviembre de 1999). En la cual la corte ha señalado que: "Históricamente existe una práctica consolidada destinada a considerar que las medidas cautelares no son el mecanismo idóneo para abordar aquellas solicitudes que se encuentran relacionadas principalmente con supuestas faltas al debido proceso y a las garantías judiciales, así como también respecto a la compatibilidad en abstracto de la aplicación de una normativa interna a la convención americana u otros instrumentos aplicables, entre otros temas y situaciones relacionadas". 



En segundo lugar, el art. 25 del reglamento de la CIDH establece que la comisión analizará "si se ha denunciado la situación de riesgo ante las autoridades pertinentes, o los motivos por los cuales no hubiera podido hacerse". Al respecto, el litis consorcio opositor ha pasado por alto todos los mecanismos internos disponibles para hacer valer su errada pretensión, vulnerando así el principio elemental de subsidiariedad o complementariedad en virtud del cual la CIDH y la corte son medios finales y alternativos, una vez que se han agotado todas las instancias internas. En el presente caso al no haber ni siquiera ningún proceso electoral en curso, menos se puede pensar en haber agotado los procedimientos internos.





En tercer lugar, las acciones interpuestas por la alianza opositora no hacen sino ralentizar el funcionamiento del sistema de protección de la CIDH que al presente se encuentra abarrotado con casos que sí merecen su atención. De la revisión estadística de las solicitudes de medidas cautelares efectuadas desde el año 2006 al 2017, se tiene que se han presentado más de 4.185 peticiones a las cuales se suma esta inútil acción que consume tiempo, recursos materiales y humanos de   la CIDH. 



Finalmente si es que los opositores tenían alguna esperanza de que el secretario general de la Organización de Estados Americanos influyera de alguna manera a su favor, deben saber que un hombre de su talla no se prestará a tal juego, ya que en la reunión de la semana pasada quedaron muy claros los roles de respeto y coordinación entre el Estado boliviano y la organización y no se reconoció jurisdicción alguna como falsa y descabelladamente  afirmaron un desesperado político de oposición y lo que es peor una supuesta ‘experta’ profesora de derecho internacional.

 

Las acciones erráticas, enardecidas, infundadas y politizadas que realiza el litis consorcio opositor y sus muy malos asesores jurídicos, traen a la mente la célebre frase del jurista romano Cicerón, quien con mucho acierto afirmó que "Errar es humano, pero perseverar en el error es diabólico".

 

*Héctor Arce Zaconeta es ministro de Justicia y Transparencia Institucional del Estado Plurinacional de Bolivia



Otras Opiniones del Autor

Cuando el juicio se realiza en el infierno
Por: Héctor Arce Zaconeta *

 11 Jun 2018  Entre 2006 y 2013, nuestro Gobierno, a la cabeza del presidente Evo, asumió la valiente e histórica decisión de denunciar 21 Tratados Bilaterales de Protección de Inversiones (TBI) y, asimismo, retirar a Bolivia del Centro ...

Cuando la mentira es un oficio
Por: Héctor Arce Zaconeta *

 27 Apr 2018  ¿Puede alguien imaginarse vivir de la mentira? Sin duda, Raúl Peñaranda es la prueba viviente de aquello. Modus vivendi hecho nuevamente evidente en su reciente columna Las responsabilidades del ministro Arce Zaconeta, publicada el 19 de ...

De naufragios y litis consorcios
Por: Héctor Arce Zaconeta *

 15 Feb 2018  "No culpes al mar de tu segundo naufragio", fue la afirmación moralista del escritor romano Publio Siro, quien procuraba advertir sobre la inexcusable persistencia en el error. Moraleja que, sin duda, es totalmente oportuna para los ...

El nuevo procusto argentino
Por: Héctor Arce Zaconeta *

 09 Feb 2018  La palabra "juicio - político" es una contradicción extrema, como también lo es "segundo - infinito" o "sol de media noche". Antípodas irreconciliables que sólo ...