Banner YPFB
El tiempo
     Santa Cruz

M Mundo

Morales llega a juramentación de Piñera tras unir a Bolivia alrededor de reivindicación marítima

En marzo de 2014, Morales, primer presidente indígena en la historia de Sudamérica, lamentó públicamente que Piñera no le había visto, en el lapso 2010-2014, como su homólogo boliviano.

hace 6 mese(s)

,



El presidente boliviano Evo Morales llegaba a última hora del sábado a Chile para asistir el domingo a la juramentación del presidente electo chileno Sebastián Piñera, a 9 días de verificarse los alegatos orales en el juicio marítimo que contrapone a ambos países sudamericanos en la Corte Internacional de Justicia (CIJ), de La Haya, y luego de unir al país andino amazónico entorno a su histórico reclamo.

Morales, el canciller Fernando Huanacuni y la comitiva boliviana, a bordo del avión presidencial, prevén llegar al aeropuerto Arturo Merino, de Santiago, hacia las 22h20 locales (21h30 bolivianas o 01h30 GMT).

Morales y Piñera se encontrarán, en el ámbito del protocolo propio de la investidura presidencial en Chile.

El encuentro, un apretón de manos y un intercambio de pareceres, no más de eso en principio, pues no está agendada un reunión bilateral antes, durante ni después de los actos de investidura, se registrará luego de casi 7 años, lapso en que se quebraron las conversaciones marítimas que sostenían desde 2010, producto de la política exterior instrumentada por el primer gobierno de la presidente Michelle Bachelet (2006-2010), a la que sucedió Piñera en el lapso 2010-2014. 

En 2010, Morales había llegado a Chile para asistir a la primera investidura de Piñera y hasta se jugó un partido de fútbol con su entonces flamante colega trasandino, en Santiago.

La relación personal y política se quebró a principios de 2011 cuando Morales demandó, de Chile, formalizar, por escrito, el tono de las conversaciones principalmente marítimas inscritas en la denominada Agenda binacional de los 13 Puntos que el líder boliviano suscribió con Bachelet en 2007.

En marzo de 2011, Morales patentó la decisión boliviana de llevar a juicio a Chile en la Corte Internacional de Justicia (CIJ), de La Haya, en base de una serie de compromisos de Estado que autoridades chilenas adquirieron durante el siglo XX e iniciales del XXI para resolver la secular mediterraneidad de Bolivia.

El juicio marítimo de Bolivia a Chile se instauró en abril de 2013 y desde entonces el litigio ha corrido trámite procesal en la CIJ.

El contencioso, que Chile trató de desvirtuar con una observación, rechazada en 2015, a la competencia de la CIJ, distanció en extremo a ambos países, cuya relación bilateral se movió por caminos escabrosos durante el siglo XX, tanto así que son los únicos que carecen de relaciones diplomáticas en América Latina.

En marzo de 2014, Morales, primer presidente indígena en la historia de Sudamérica, lamentó públicamente que Piñera no le había visto, en el lapso 2010-2014, como su homólogo boliviano.

El proceso judicial, que el gobierno de la dos veces antecesora de Piñera, la presidente Bachelet, barajó en las orillas de la reciedumbre respecto de la política de La Paz, entre 2014 y 2018, se ha convertido en el principal desafío de la segunda administración del empresario que se inaugurará el domingo en la ciudad de Valparaíso.

Bolivia proclamó su decisión de resolver el pleito con Chile por la vía pacífica y negociada.

La asistencia de Morales, a la transmisión de mando en Chile, parecía una señal potente de la convicción boliviana respecto de Chile, a pesar de las acciones y declaraciones del canciller saliente Heraldo Muñoz, erizado contra Bolivia, según la prensa boliviana.

Morales dormirá en Santiago y a primera hora del domingo viajará por tierra  a Valparaíso, sede del Congreso chileno y sede tradicional de los actos de juramentación presidencial chilena desde fines de la década de los "80, tras la declinación de poder del dictador militar Augusto Pinochet.

Morales llegaba a Santiago tras presidir el sábado el denominado "banderazo", la extensión de la enseña marítima a lo largo de una carretera de 200 km en el oeste boliviano, que arropó la unidad de Bolivia respecto de la política exterior con Chile.

Morales inició el "oleaje" de la bandera de la reivindicación marítima la más grande del mundo, en la población andina de La Apacheta en una movilización ciudadana de más de 100.000 personas apostadas a lo largo de la carretera que une los departamentos andinos de La Paz y Oruro.

"Hoy en 2018 estamos preparados con argumentos jurídicos, históricos y económicos para celebrar las audiencias orales conclusivas del caso, momento en el que demostraremos a la Corte Internacional de Justicia y a todos los habitantes del planeta que nuestra causa es justa, razonable y solvente", subrayó el jefe de Estado, en una alocución.

Mediterránea hace 139 años, Bolivia demandó a Chile honrar una serie de compromisos de Estado durante el siglo XX y lo que va del XXI para restaurarle la calidad marítima que segó al adherir a su soberanía, por la fuerza de los fusiles, todo el efectivo costero boliviano en 1879, de 400 km lineales, y 120.000 km2 de ricos territorios mineros de desembocadura en el mar Pacífico.

La demanda no toca el Tratado de 1904 que dejó enclaustrada a Bolivia, cuyo Presidente tacha de impuesto, injusto e incumplido.

Tras un siglo de cabildeos estériles y profusión de esperanza y candidez, Bolivia sentó a Chile en los estrados de la CIJ para que Santiago se avenga a una negociación de buena fe y efecto vinculante que le permita fluir, de manera soberana al Océano Pacífico.

Luego de los alegatos orales, que publicarán los argumentos expuestos por escrito en las memorias y contramemorias redactadas por ambos países en el último lustro, a favor y contra del reclamado derecho marítimo boliviano, la CIJ debe pronunciar su fallo hasta fines de año.

Los presidentes Mauricio Macri, de Argentina; Michel Temer, de Brasil; Enrique Peña Nieto, de México; Pedro Pablo Kuczynski, de Perú; Juan Hernández, de Honduras; Lenín Moreno, de Ecuador y Morales, de Bolivia, asistirán a la investidura de Piñera que relevará a por segunda vez desde 2010 a Bachelet.

Al acto de transmisión de mando han comprometido su presencia, además, representantes de gobiernos y cancilleres de Uruguay, Colombia, Irán, Costa Rica, Serbia, Irlanda, Nueva Zelandia, Ucracia, Reino Unido, España, Polonia, Ghana y Japón.///


Notas Relacionadas